Nuevas recetas

El cierre del gobierno conduce a alimentos gratis, pero solo para los trabajadores del gobierno

El cierre del gobierno conduce a alimentos gratis, pero solo para los trabajadores del gobierno

Los chefs están dando comida gratis, pero no solo a todos

Los restaurantes y chefs en DC están protestando por el cierre del gobierno con comida y bebidas especiales para todos menos para los del Congreso.

Debido al cierre del gobierno a principios de esta semana, ha habido innumerables despidos, según Reuters. Pero chefs como Bryan Voltaggio y José Andrés, y restaurantes como Kramerbooks y Afterwords Café están mostrando su simpatía con happy hours y comida gratis. Pero aquí está el truco: no es para todos.

Según lo informado por Correo Huffington, Kramerbooks & Afterwords Café anunciado en twitter : “Govt. cierre: precios de Happy Hr, hasta el cierre: $ 5 todas las cervezas, bebidas ferroviarias; vino de la casa, solo bar. (Los miembros del Congreso pagan el doble) ".

Los chefs Bryan Voltaggio y José Andrés están dando un paso más. Según lo informado por Gente, El restaurante de Voltaggio, Distancia, ofrece pizza de queso gratis con una identificación del gobierno. En Twitter, dijo, "se olvidó de mencionar ... los miembros del congreso no son elegibles hasta que no se junten".

En los tres restaurantes de Andrés, Jaleo, Oyamel, y Zaytinya, aunque se desconoce cuántos días, de 3:00 p.m. a 5:00 p. m., se entregarán sándwiches gratis solo para aquellos que estén "sin permiso". En el caso de Andrés, tiene una razón personal para estar un poco irritado, ya que sus esperanzas de convertirse en ciudadano estadounidense están ahora un poco retrasadas.


Buena pregunta: ¿Se les paga a los miembros del Congreso durante el cierre?

MINNEAPOLIS (WCCO) y # 8212 Cientos de miles de trabajadores federales no recibirán ningún pago en el futuro previsible. Eso hizo que muchos de ustedes enviaran correos electrónicos queriendo saber: ¿Se les paga a los miembros del Congreso durante un cierre del gobierno?

"Esperaba que no les pagaran en el cierre", dijo Larry Lozinski de Richfield. "Esperaba que les ayudara a motivarse para hablar entre ellos".

Los 435 miembros de la Cámara y los 100 senadores reciben su pago a través del cierre.

& # 8220Su sueldo está escrito en ley & # 8221, dijo Kathryn Pearson, profesora de ciencias políticas de la Universidad de Minnesota. "A los miembros del Congreso se les paga durante los cierres, porque su pago no está sujeto al proceso de asignaciones anuales".

Son esos doce proyectos de ley de asignaciones que el Congreso aún no ha aprobado los que financian los salarios de todos los demás trabajadores federales, incluido el personal del Congreso.

Pero los salarios anuales de los miembros de $ 174,000 provienen de un grupo diferente. El presidente de la Cámara gana más a 223.500 dólares al año.

"La idea es que los miembros del Congreso no estén determinando su propio salario", dijo Pearson. "La ley fue diseñada para proteger al público de los excesos del Congreso, los miembros que votan ellos mismos pagan aumentos mientras están en el cargo".

Además de la ley de pago del Congreso, la 27ª Enmienda impide que los miembros realicen cambios salariales en esta sesión. La 27ª Enmienda previene específicamente cualquier cambio de salario hasta el comienzo de un nuevo mandato.

En cuanto al personal del Congreso, los que se consideran esenciales ahora trabajan sin paga. Recibirán el pago atrasado cuando termine el cierre. En cuanto a otros trabajadores o empleados federales que han sido suspendidos, no está claro si recibirán pagos atrasados. Cuando el gobierno cerró en 1995-1996 por un total de 28 días, esos trabajadores suspendidos recibieron pagos atrasados.

WCCO-TV preguntó a la delegación del Congreso de Minnesota qué harán con sus cheques de pago durante el cierre.

La senadora Amy Klobuchar (D) dijo que donaría a la Fundación para los Institutos Nacionales de Salud.

El senador Al Franken (D) dijo que donaría a una "organización benéfica que está ayudando a las personas afectadas por el cierre".

El representante Tim Walz (D-1st District) dijo que donará a ECHO Food Shelf of Mankato y al Channel One Regional Food Bank de Rochester.

El representante John Kline (R-2do distrito) ha pedido que se le retenga el pago.

El representante Erik Paulsen (R-3er Distrito) dijo que pediría que se le retuviera el pago.

La representante Betty McCollum (D-4th Distrito) no devolvió las llamadas.

El representante Keith Ellison (D & # 8211 5th Distrito) dijo que mantendrá el pago. En un comunicado, escribió: “Si devolver el pago atrasado ayudara a los trabajadores con licencia, encontraría la manera de sobrevivir sin paga, pero por supuesto que ganó & # 8217t. Solo permitir una votación sobre una resolución limpia y continua hará eso. El enfoque en la paga del Congreso es un intento de desviar la atención del tema ".

La representante Michele Bachmann (R & # 8211 6th District) dijo que pediría que se retenga el pago.

El representante Collin Peterson (D & # 8211 7mo Distrito) no devolvió las llamadas.

El representante Rick Nolan (D & # 8211 8vo Distrito) dijo que donará una parte a la caridad.


Cupones para alimentos (beneficios de alimentos SNAP)

El Programa de Asistencia de Nutrición Suplementaria (SNAP) es un programa de nutrición federal. Los beneficios de SNAP, conocidos anteriormente como & quot; cupones para alimentos & quot; pueden ayudarlo a estirar su presupuesto para alimentos si tiene bajos ingresos.

Conozca los tipos de alimentos que puede comprar con los beneficios de SNAP

Si es elegible, puede comprar alimentos utilizando los beneficios que se le otorgan mensualmente. Puede usar sus beneficios de SNAP para comprar una variedad de alimentos para su hogar, que incluyen:

Averigüe si es elegible para SNAP

Para determinar si es elegible para los beneficios de SNAP, debe cumplir con ciertos requisitos. Los estados tienen límites de ingresos para los beneficiarios de SNAP. También pueden tener en cuenta sus recursos, como el dinero en el banco, para decidir si califica para SNAP.

Solicite los beneficios de SNAP

Utilice el mapa en línea para solicitar SNAP y para encontrar sus oficinas y números de teléfono estatales y locales. También puede presentar una solicitud en persona en su oficina estatal o local.

Cómo funcionan sus beneficios de SNAP

Su estado emitirá beneficios cada mes en una tarjeta plástica de transferencia electrónica de beneficios (EBT). Al igual que una tarjeta de crédito o débito, puede usar su tarjeta EBT para comprar alimentos elegibles. Debes comprarlos en:

Algunos estados tienen sitios web configurados para administrar sus beneficios. Si su estado no tiene un sitio web de administración de EBT, puede comunicarse con la oficina estatal de SNAP para verificar sus beneficios.

Presentar una queja sobre SNAP

Ya sea que reciba actualmente beneficios de SNAP o esté en el proceso de solicitud, puede presentar una queja utilizando estos recursos:

Presente una queja en línea o por teléfono sobre un minorista de SNAP. Deberá dar el nombre y la ubicación de la tienda. Puede permanecer en el anonimato si así lo desea.

Comuníquese con la línea directa de fraude SNAP o el sitio web de su estado si sospecha de fraude o abuso del programa SNAP.

Aprenda a presentar una queja si cree que ha sufrido discriminación en el programa SNAP debido a:

Información SNAP para minoristas

Aprenda a trabajar con SNAP si es minorista o si opera un mercado de agricultores.


Noticias recientes

El gobernador Lamont ofrece información actualizada sobre los esfuerzos de respuesta al coronavirus de Connecticut

Gobernador Lamont: El Departamento de Salud Pública de Connecticut publica un documento de orientación sobre las políticas estatales de máscaras modificadas

El gobernador Lamont anuncia protocolos de máscara actualizados en Connecticut a partir del 19 de mayo

El gobernador Lamont dice que las cuatro mejoras de calificación crediticia de Connecticut reconocen un cambio importante en el fortalecimiento de las prácticas presupuestarias del estado

El gobernador Lamont anuncia que los niños de 12 a 15 años de Connecticut pueden recibir la vacuna COVID-19 de Pfizer

  • Estados Unidos COMPLETO
  • Connecticut COMPLETO

Cierre reciente del gobierno de EE. UU.

Antes de 1980, se producían brechas de financiamiento, pero rara vez conducían a cierres. Las agencias asumieron que el Congreso tenía la intención de que siguieran trabajando, y así lo hicieron. Pero el fiscal general de los Estados Unidos, Benjamin R. Civiletti, emitió dos opiniones que requerían que los jefes de las agencias suspendieran las operaciones hasta que el Congreso asignara los fondos. Solo las funciones u organismos esenciales que tenían los fondos podían continuar.

El cierre más largo duró 35 días desde el 21 de diciembre de 2018 hasta el 25 de enero de 2019. El 1 de octubre de 2013 comenzó un cierre de 16 días. Se produjeron dos cierres breves en enero y febrero de 2018.

El gobierno comenzó el año con un cierre que había comenzado en 2018 y duró hasta el 25 de enero de 2019.

El primer cierre del año comenzó el viernes 19 de enero de 2018, cuando el gobierno cerró durante casi tres días. El Senado de los Estados Unidos no aprobó una resolución continua para extender el gasto hasta el 16 de febrero de 2018. La resolución fue una medida provisional para ganar tiempo para aprobar el presupuesto para el año fiscal 2018.

El 22 de enero, el Congreso puso fin al cierre. Aprobó una resolución continua que expiró a la medianoche del 8 de febrero de 2018.

En la mañana del 9 de febrero, el gobierno cerró nuevamente, esta vez por solo unas pocas horas, hasta que el presidente y el Congreso pudieran aprobar otra resolución continua.

El tercer cierre comenzó el 22 de diciembre de 2018. Duró 34 días, hasta el 25 de enero de 2019. Retrasó $ 18 mil millones en gastos discrecionales. Redujo la producción económica en $ 11 mil millones: $ 3 mil millones en el cuarto trimestre de 2018 y $ 8 mil millones en el primer trimestre de 2019.

El cierre se prolongó desde el 1 de octubre hasta el 17 de octubre de 2013. Alrededor de 850.000 empleados, o el 40% de la fuerza laboral civil federal, fueron suspendidos. La reducción del gasto público redujo el PIB en un 0,3%.

Los republicanos utilizaron el cierre para intentar detener el lanzamiento de Obamacare. La Cámara, controlada por los republicanos, presentó una resolución continua que carecía de los fondos para administrar la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio de 2010. El Senado rechazó el proyecto de ley y envió uno que financió el programa. La Cámara ignoró ese proyecto de ley. Envió uno que retrasó la implementación de Obamacare. El Senado ignoró ese proyecto de ley y el gobierno cerró.

Irónicamente, el cierre no detuvo el despliegue de Obamacare. Una gran parte de su financiamiento es parte del presupuesto obligatorio, al igual que el Seguro Social y Medicare. El Departamento de Salud y Servicios Humanos ya había enviado los fondos necesarios para iniciar los intercambios de seguros médicos.

La administración Obama informó que el cierre desaceleró el crecimiento económico entre un 0,2% y un 0,6%. También costó 120.000 puestos de trabajo. Alrededor de 850,000 empleados federales fueron despedidos cada día.

El gobierno cerró dos veces: del 13 de noviembre al 19 de noviembre de 1995 y del 15 de diciembre de 1995 al 6 de enero de 1996. En el primer cierre, 825,000 empleados federales fueron despedidos. Durante el segundo cierre, 284,000 empleados federales fueron suspendidos. En el segundo cierre, se despidió a menos trabajadores porque el Congreso había aprobado algunos proyectos de ley de asignaciones. Otros trabajadores fueron llamados sin paga porque los puestos fueron reclasificados como críticos.

Los dos cierres cuestan 1.400 millones de dólares, según la Oficina de Gestión y Presupuesto. Eso vale 2.400 millones de dólares hoy. Además, 480.000 empleados de emergencia, incluidos guardias de prisiones, personal médico y agentes del FBI, trabajaron sin paga. Al menos 170.000 veteranos perdieron sus beneficios educativos mensuales. Se retrasaron más de 200.000 solicitudes de pasaporte. Se impidieron más de 7 millones de visitas al Parque Nacional y 2 millones de visitas a museos.


El cierre del gobierno y nuestra sociedad de permisos

La ley federal requiere que los empleadores verifiquen el estado de ciudadanía de cualquier persona que contraten para asegurarse de que los nuevos empleados puedan trabajar en los Estados Unidos. Para facilitar el proceso, el Departamento de Seguridad Nacional ofrece E-Verify, un servicio en línea gratuito que verifica la información de los formularios de empleo con la Administración del Seguro Social y otros registros gubernamentales. Algunos estados (y las pautas federales para contratistas) requieren que los empleadores utilicen E-Verify para verificar el estado legal de los empleados potenciales.

Pero E-Verify ha quedado "no disponible" por el cierre del gobierno. El sitio establece que durante el cierre, los empleadores deben asegurarse de que los formularios I-9 familiares aún se llenen según se requiera, pero las verificaciones de E-Verify y los plazos se suspenden hasta que finalice el cierre. Sin embargo, el DHS no tiene control sobre la aplicación de las leyes estatales de contratación, lo que hace que los empleadores privados se sientan nerviosos por la contratación.

Algunos (particularmente los libertarios) podrían emocionarse con el cierre de las funciones invasivas y burocráticas de nuestro gobierno federal. Pero el cierre del gobierno no anula las miles de leyes y regulaciones federales que ya están en los libros. Puede hacer que su aplicación sea aún más dispersa e impredecible de lo que ya eran, pero siguen ahí. En una sociedad en la que el gobierno exige que les solicitemos su permiso para participar en actos de comercio, la incapacidad de las empresas para cumplir realmente es una buena demostración de los peligros de demasiada burocracia y regulación.

La semana pasada, los cerveceros artesanales se convirtieron en los niños del cartel de esta consecuencia. The Associated Press señaló el 9 de octubre que el cierre de la Oficina de Impuestos y Comercio de Alcohol y Tabaco, parte del Departamento del Tesoro, ha frenado el desarrollo de nuevas pequeñas cervecerías. La oficina aprueba cervecerías, recetas y etiquetas, o al menos lo hizo hasta el cierre:

Mike Brenner está intentando abrir una cervecería artesanal en Milwaukee para diciembre. Su solicitud para incluir una sala de degustación ahora está en espera, al igual que sus planes de presentar el papeleo para cuatro etiquetas en las próximas semanas. Espera perder alrededor de $ 8,000 por cada mes que se retrase su apertura.

"Mi sueño, esto es seis años en la fabricación, es abrir esta fábrica de cerveza", dijo Brenner. "He estado trabajando muy duro y encuentro a todos estos grandes inversores. Y ahora no puedo empezar porque la gente está peleando por esto o aquello en Washington. & # 8230 Esto es algo con lo que la gente no se mete. Incluso en una mala economía, la gente bebe cerveza ".

Crédito: Eric en DUB / Foter / CC BY

En el noroeste del Pacífico, el cierre podría arruinar la temporada de pesca del cangrejo real. Los cangrejos todavía estarán allí, por supuesto, pero los pescadores no pueden obtener el permiso del gobierno para capturarlos. Desde KIRO TV en Seattle el 5 de octubre:

El capitán Moore Dye, del pesquero Western Mariner, dijo que su tripulación se estaba preparando para dejar la terminal de pescadores en Seattle. El sábado por la mañana, su tripulación trabajó en la carga de docenas de ollas en el barco.

"La temporada del cangrejo real es como el Super Bowl de la pesca del cangrejo. Es corta, es mucho dinero, muy rápido", dijo Dye.

Pero con el posible retraso en el inicio de la temporada, surgen desafíos al intentar cumplir con plazos específicos para los envíos a Japón, el mayor comprador.

"Nos hará subir más el precio para que lo atrapemos. Debido a que tenemos que sentarnos con los motores en marcha, los muchachos están inactivos, por lo que podría sumar", dijo.

El gobierno está tan involucrado en nuestras vidas que incluso el comercio básico, simplemente la contratación de personas, se ve amenazado por maniobras políticas. El senador demócrata Harry Reid atacó a los republicanos como "anarquistas" por provocar el cierre. Nada podría estar más lejos de la anarquía que los barcos de pesca inactivos, esperando que un funcionario del gobierno les dé permiso a los marineros para trabajar. Y, sin embargo, la respuesta común es enojo por el cierre del gobierno, no enojo por tener que pasar por tantos obstáculos en primer lugar. Incluso antes del cierre, la Oficina de Impuestos y Comercio de Alcohol y Tabaco tardaría meses en aprobar los permisos para las cervecerías artesanales.

Por supuesto, si los pescadores de cangrejos intentaran hacer negocios como de costumbre, sin duda encontrarían que las partes del gobierno que hacen cumplir las regulaciones todavía están funcionando. Los empleados federales con capacidad para castigar todavía están en el trabajo.

Este suele ser el caso cuando los gobiernos municipales también enfrentan recortes. Los ciudadanos pueden descubrir que puede llevar meses navegar la burocracia gubernamental y los trabajadores señalan los recortes de personal. Pero si no logra pasar los obstáculos, como lo han intentado las pequeñas empresas en la no funcional Detroit, los burócratas y los agentes de la ley vendrán a cerrarlo.

El gobierno se ha hecho hábilmente imposible vivir sin él porque los funcionarios han ilegalizado que casi cualquier comercio se lleve a cabo sin su amplia estructura de permisos. La consecuencia última de una intervención gubernamental tan amplia en todos los aspectos de la economía refuerza la idea de que no podemos cerrar o recortar el gobierno, porque las estructuras regulatorias y las leyes todavía existen.


Cómo el programa de desayuno de las Panteras Negras inspiró y amenazó al gobierno

En 1969, un grupo de niños se sentó a desayunar gratis antes de la escuela. En el menú: leche con chocolate, huevos, carne, cereales y naranjas frescas. La escena no estaría fuera de lugar en la cafetería de una escuela en estos días, pero el gobierno federal no estaba proporcionando la comida. En cambio, el desayuno se sirvió gracias al Partido Pantera Negra.

En ese momento, el militante partido nacionalista negro fue vilipendiado en los medios de comunicación y temido por aquellos intimidados por su mensaje del Black Power y su compromiso de poner fin a la brutalidad policial y la subyugación de los afroamericanos. Pero para los estudiantes que desayunan, la política de Black Panthers & # x2019 fue menos interesante que las comidas que ofrecían.

& # x201C Los niños, muchos de los cuales nunca habían desayunado antes de que los Panthers comenzaran su programa, & # x201D Reportero del solescribió, & # x201C creo que los Panthers son & # x2018groovy & # x2019 y & # x2018muy agradables & # x2019 por hacer esto por ellos. & # x201D

El programa puede haber sido genial, pero su propósito era impulsar la revolución alentando la supervivencia de la gente negra. Desde 1969 hasta principios de la década de 1970, Black Panthers & # x2019 Free Breakfast for School Children Program alimentó a decenas de miles de niños hambrientos. Fue solo una faceta de una gran cantidad de programas sociales creados por el partido & # x2014 y ayudó a contribuir a la existencia de programas federales de desayuno gratuito en la actualidad.

Brad Jones, miembro de la Organización Panteras Negras de Filadelfia, ayudó a servir el desayuno a los jóvenes. (Crédito: Bill Ingraham / Foto AP)

Cuando los fundadores del Partido Pantera Negra, Huey P. Newton y Bobby Seale, fundaron el partido en 1966, su objetivo era acabar con la brutalidad policial en Oakland. Pero una facción del Movimiento de Derechos Civiles liderada por el miembro del SNCC, Stokeley Carmichael, comenzó a pedir la elevación y la autodeterminación de los afroamericanos, y pronto Black Power fue parte de su plataforma.

Al principio, el Partido Pantera Negra organizó principalmente patrullas policiales vecinales que aprovecharon las leyes de transporte abierto, pero con el tiempo su mandato se expandió para incluir también programas sociales.

El desayuno gratis para niños en edad escolar fue uno de los más efectivos. Comenzó en enero de 1969 en una iglesia episcopal en Oakland, y en unas semanas pasó de alimentar a un puñado de niños a cientos. El programa fue simple: los miembros del partido y los voluntarios fueron a las tiendas de comestibles locales para solicitar donaciones, consultaron con nutricionistas sobre opciones de desayuno saludable para los niños y prepararon y sirvieron la comida de forma gratuita.

Los funcionarios escolares informaron de inmediato los resultados de los niños que desayunaron gratis antes de la escuela. & # x201C El director de la escuela vino y nos dijo lo diferentes que eran los niños, & # x201D Ruth Beckford, una feligresa que ayudó con el programa, dijo más tarde. & # x201C No estaban & # x2019t durmiendo en clase, no estaban & # x2019t llorando con calambres estomacales. & # x201D

Pronto, el programa había sido adoptado por los puestos de avanzada del partido en todo el país. En su apogeo, el Partido Pantera Negra alimentó a miles de niños por día en al menos 45 programas. (La comida no fue la única parte de los programas sociales de BPP que expandieron para cubrir todo, desde clínicas médicas gratuitas hasta servicios comunitarios de ambulancia y clínicas legales).

Bill Whitfield, miembro del capítulo Black Panther en Kansas City, sirve desayuno gratis a los niños antes de que vayan a la escuela. (Crédito: William P. Straeter / Foto AP)

Para el partido, fue una oportunidad para contrarrestar su imagen cada vez más negativa en la conciencia pública & # x2014 una imagen de intimidación de hombres negros afroamericanos con armas & # x2014 mientras se aborda una necesidad comunitaria crítica. & # x201CI quiero decir, nadie puede discutir con sémola gratis, & # x201D dijo el cineasta Roger Guenveur Smith en Una historia de Huey P. Newton, película de 2001 en la que interpreta a Newton.

La comida gratis parecía relativamente inocua, pero no para el jefe del FBI, J. Edgar Hoover, quien detestaba al Partido Pantera Negra y le declaró la guerra en 1969. Calificó al programa como potencialmente la mayor amenaza a los esfuerzos de las autoridades para neutralizar al BPP y destruir lo que representa, & # x201D y dio carta blanca a las fuerzas del orden para destruirlo.

Los resultados fueron rápidos y devastadores. Los agentes del FBI fueron de puerta en puerta en ciudades como Richmond, Virginia, y les dijeron a los padres que los miembros de la AFF enseñarían a sus hijos sobre el racismo. En San Francisco, escribe la historiadora Franziska Meister, se les dijo a los padres que la comida estaba infectada con enfermedades venéreas en Oakland y Baltimore fueron allanados por oficiales que acosaron a los miembros de la AFF frente a niños aterrorizados, y los niños participantes fueron fotografiados por la policía de Chicago.

& # x201C La noche anterior se suponía que iba a abrir [el primer programa de desayuno en Chicago] & # x201D, una Pantera le dijo al historiador Nik Heynan, & # x201C la policía de Chicago irrumpió en la iglesia, trituró toda la comida y orinó en ella. & # x201C # x201D

En última instancia, estos y otros esfuerzos para destruir a los Black Panthers rompieron el programa. Sin embargo, al final, la visibilidad pública de los programas de desayuno Panthers & # x2019 presionó a los líderes políticos para que alimentaran a los niños antes de la escuela. El resultado de que miles de niños estadounidenses se acostumbren al desayuno gratis, dijo la ex miembro del partido Norma Amour Mtume a & # xA0Comensal, si el gobierno expandió sus propios programas de alimentación escolar.

Aunque el USDA había puesto a prueba los esfuerzos de desayuno gratis desde mediados de la década de 1960, el programa solo despegó a principios de la década de 1970 & # x2014 justo cuando se desmantelaron los programas Black Panthers & # x2019. En 1975 se autorizó permanentemente el Programa de Desayunos Escolares. Hoy en día, ayuda a & # xA0alimentar a más de 14,57 millones de niños antes de la escuela & # x2014 y sin las acciones radicales de las Panteras Negras, es posible que nunca hubiera sucedido.


Preguntas y respuestas: todo lo que debe saber sobre los cierres gubernamentales

El nuevo año fiscal (AF) comenzará el 1 de octubre de 2020, y el Congreso hasta ahora no ha promulgado ninguna de las 12 leyes de asignaciones que establecen niveles de gasto discrecional. Los legisladores tienen hasta la medianoche del último día del año fiscal, el 30 de septiembre, para promulgar legislación para financiar los programas cubiertos por el proceso de asignaciones, o el gobierno cerrará. Es probable que se considere una resolución continua (CR) para permitir a los legisladores más tiempo para completar el trabajo sobre las facturas de gastos. Un cierre en el año fiscal 2021 afectaría todas las actividades federales cubiertas por asignaciones discrecionales, a diferencia del cierre más reciente del año fiscal 2019 que comenzó a fines de 2018 y se extendió hasta principios de 2019 que afectó a los departamentos y agencias cubiertos por los siete proyectos de ley de asignaciones que el Congreso aún no había aprobado. promulgada.

¿Qué es un cierre del gobierno?

Muchas agencias y programas del gobierno federal dependen de las asignaciones de fondos anuales aprobadas por el Congreso. Cada año, el Congreso debe aprobar y el Presidente debe firmar la legislación presupuestaria para el próximo año fiscal, que consta de 12 proyectos de ley de asignaciones, uno para cada subcomité de asignaciones. El Congreso aún no ha promulgado ninguno de los 12 proyectos de ley para el año fiscal 2021 que conforman el presupuesto de gastos discrecionales. En un “cierre”, las agencias federales deben descontinuar todas las funciones discrecionales no esenciales hasta que se apruebe y se promulgue una nueva legislación de financiamiento. Los servicios esenciales continúan funcionando, al igual que los programas de gastos obligatorios.

¿Qué servicios se ven afectados en un cierre y cómo?

Cada agencia federal desarrolla su propio plan de cierre, siguiendo las pautas publicadas en cierres anteriores y coordinado por la Oficina de Administración y Presupuesto (OMB). El plan identifica qué actividades gubernamentales pueden no continuar hasta que se restablezcan las asignaciones, lo que requiere permisos y la suspensión de muchas actividades de la agencia. Los servicios esenciales, muchos de los cuales están relacionados con la seguridad pública, continúan funcionando, y los pagos cubren las obligaciones contraídas solo cuando se promulgan las asignaciones. En cierres anteriores, la protección fronteriza, la atención médica hospitalaria, el control del tráfico aéreo, la aplicación de la ley y el mantenimiento de la red eléctrica han estado entre los servicios clasificados como esenciales, mientras que parte del personal legislativo y judicial también ha sido protegido en gran medida. También continúan los gastos obligatorios que no están sujetos a asignaciones anuales, como para el Seguro Social, Medicare y Medicaid. Otros ejemplos de actividades que continúan son las financiadas por tarifas de usuario permanente que no están sujetas a asignaciones, como los servicios de inmigración financiados por tarifas de visa.

Aunque muchos programas están exentos, es probable que el público todavía sienta el impacto de un cierre de varias formas. Por ejemplo, en un apagado completo:

  • Seguro social y Medicare: Los cheques se envían, pero la verificación de beneficios y la emisión de la tarjeta cesarían. Si bien es poco probable que vuelva a suceder, durante el cierre de 1995-1996, más de 10,000 solicitantes de Medicare fueron rechazados temporalmente todos los días del cierre.
  • Inspección ambiental y alimentaria: En 2013, la Agencia de Protección Ambiental (EPA) detuvo las inspecciones de 1,200 sitios diferentes que incluían desechos peligrosos, agua potable e instalaciones químicas, y la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) retrasó casi 900 inspecciones. Durante el cierre de 2018-2019, la FDA restauró algunas inspecciones de alimentos a las pocas semanas de la expiración de la financiación para productos que se consideraban de alto riesgo.
  • Parques Nacionales: Durante el cierre de 2013, el Servicio de Parques Nacionales rechazó a millones de visitantes a más de 400 parques, monumentos nacionales y otros sitios. El Servicio de Parques Nacionales estimó que el cierre provocó más de $ 500 millones en gastos de visitantes perdidos en todo el país. Muchos parques permanecieron abiertos durante el cierre de 2018-2019, aunque no se proporcionaron servicios para visitantes y se informaron daños y acumulación de basura en muchos sitios en todo el país.
  • Viaje aéreo: Durante el cierre de 2018-2019, los viajes aéreos se vieron afectados debido a que los controladores de tráfico aéreo y los agentes de la Administración de Seguridad del Transporte (TSA) trabajaron sin paga. Los viajeros se enfrentaron a filas más largas ya que algunos agentes de la TSA no se presentaron al trabajo y se cerraron los puntos de control de seguridad, mientras que la ausencia de 10 controladores de tráfico aéreo detuvo temporalmente los viajes en el aeropuerto de LaGuardia y provocó retrasos en varios aeropuertos importantes.
  • salud y Servicios Humanos: Se impediría a los Institutos Nacionales de Salud (NIH) admitir nuevos pacientes o procesar solicitudes de subvenciones. En 2013, los estados se vieron obligados a destinar el dinero a programas de subvenciones de fórmula, como Asistencia Temporal para Familias Necesitadas (TANF, a veces descrito como “asistencia social en efectivo”).
  • Servicio de Impuestos Internos (IRS): En caso de un cierre, el IRS no podría brindar su servicio normal de verificación de ingresos y números de Seguro Social. En 2013, una acumulación de 1,2 millones de solicitudes de este tipo retrasó la aprobación de hipotecas y otros préstamos, y también se retrasaron miles de millones de dólares en reembolsos de impuestos. Al menos 26,000 empleados del IRS sin permiso fueron llamados a trabajar durante el cierre de 2018-2019 en preparación para la temporada de impuestos, pero 14,000 no se presentaron a trabajar sin paga.
  • Programa de asistencia nutricional suplementaria (SNAP): Aunque el financiamiento para el programa SNAP es obligatorio, la capacidad de enviar beneficios de "cupones para alimentos" podría verse afectada por un cierre, ya que las resoluciones continuas generalmente solo han autorizado al Departamento de Agricultura (USDA) a enviar beneficios durante 30 días después de una comienza el apagado. Durante el cierre de 2018-2019, el USDA pagó los beneficios SNAP de febrero temprano el 20 de enero, justo antes de que finalizara el período de 30 días, pero no habría podido pagar los beneficios de marzo si el cierre hubiera continuado. Además, durante cualquier cierre, las tiendas no pueden renovar sus licencias de tarjeta de Transferencia Electrónica de Beneficios (EBT), por lo que aquellas cuyas licencias vencen no podrían aceptar los beneficios de SNAP durante un cierre.

¿Se está preparando el gobierno para un cierre?

OMB mantiene una lista de los diversos planes de contingencia que seguirán las agencias federales durante un cierre. La mayoría se han actualizado en los últimos dos años, pero algunas no se han actualizado desde una amenaza de cierre anterior a finales de 2015.

¿Cómo se verían afectados los empleados federales?

Un cierre completo sería más extenso que el cierre parcial que comenzó en diciembre de 2018 cuando el Congreso aprobó 5 de los 12 proyectos de ley de asignaciones. Un cierre completo probablemente sería similar a los recientes en 2013 y principios de 2018 cuando aproximadamente 850,000 de los 2.1 millones de empleados federales no postales fueron suspendidos. En 2013, la mayoría de los 350.000 empleados civiles del Departamento de Defensa fueron convocados para volver a trabajar en una semana. Los empleados con licencia no pueden trabajar y no reciben cheques de pago, pero se les garantiza el pago atrasado debido a la legislación aprobada en enero de 2019. Históricamente, los contratistas federales no han recibido pagos atrasados.

Al comienzo del cierre parcial de 2018-2019, se estimó que 380,000 empleados fueron suspendidos, un número menor de lo habitual ya que los grandes empleadores federales como el Departamento de Asuntos de Veteranos y el Departamento de Defensa ya estaban financiados. Otros 420.000 empleados se reportaron a trabajar pero no recibieron pago hasta que terminó el cierre. A medida que el cierre de 2018-2019 continuó, los departamentos y agencias, como el IRS y el Departamento de Estado, retiraron a un número creciente de empleados.

¿Cómo y por qué continúan los programas obligatorios durante un cierre?

Mientras que el gasto discrecional debe asignarse cada año, el gasto obligatorio se autoriza por períodos plurianuales o de forma permanente. Por lo tanto, el gasto obligatorio generalmente continúa durante un cierre. Sin embargo, algunos servicios asociados con programas obligatorios pueden verse disminuidos si hay un componente discrecional en su financiamiento. Por ejemplo, durante los cierres de 1996 y el cierre de 2013, los cheques del Seguro Social continuaron saliendo. Sin embargo, el personal que se encargaba de las nuevas inscripciones y otros servicios, como el cambio de domicilio o la tramitación de solicitudes de nuevas tarjetas del Seguro Social, fue suspendido inicialmente en 1996. En 2013, se suspendieron ciertas actividades, incluida la verificación de beneficios y la entrega de tarjetas nuevas y de reemplazo, pero el procesamiento de solicitudes de beneficios o cambios de dirección continuaron. Durante el cierre de 2018-2019, el Departamento de Agricultura tuvo que depender de una autoridad especial incluida en el CR anterior para permitirles continuar emitiendo beneficios de SNAP.

¿Cuántas veces ha cerrado el gobierno?

Desde que el Congreso introdujo el proceso presupuestario moderno en 1976, ha habido 20 "brechas de financiamiento", incluido el cierre de 2018-2019 y el de enero de 2018, cuando los fondos no se asignaron durante al menos un día. (El lapso de una hora en las asignaciones en febrero de 2018, aunque a veces se caracterizó como un cierre, no resultó en licencias para empleados federales). Sin embargo, antes de 1980, el gobierno no cerró, sino que continuó con las operaciones normales a través de seis brechas de financiamiento. Desde 1981, se han producido 10 brechas de financiamiento de tres días o menos, la mayoría durante un fin de semana cuando las operaciones gubernamentales se vieron afectadas mínimamente.

Ahora ha habido cuatro cierres "verdaderos" en los que las operaciones se vieron afectadas durante más de un día hábil. The first two happened in the winter of 1995-1996 when President Bill Clinton and the Republican Congress were unable to agree on spending levels and the government shut down twice, for a total of 26 days. The third was in 2013 when a House and Senate standoff over funding for the Affordable Care Act (ACA) resulted in a 16-day shutdown. The fourth shutdown, starting in December 2018 and continuing into January 2019, centered on a dispute over border wall funding and was the longest-lasting shutdown at 35 days.

Does a government shutdown save money?

While estimates vary widely, evidence suggests that shutdowns tend to cost, not save, money for a number of reasons. For one, putting contingency plans in place has a real cost. In addition, many user fees and other charges are not collected during a shutdown, and federal contractors sometimes include premiums in their bids to account for uncertainty in being paid. While many federal employees are forced to be idle during a shutdown, they have historically received and are now guaranteed back pay, negating much of those potential savings. OMB official estimates of the 2013 government shutdown found that $2.5 billion of pay and benefits was paid to furloughed employees for hours not worked during the shutdown, as well as roughly $10 million of penalty interest payments and lost fee collections.

Shutdowns also carry a cost to the economy. The Congressional Budget Office (CBO) estimated that the 2018-2019 shutdown reduced Gross Domestic Product (GDP) by a total of $11 billion, including $3 billion that will never be recovered. On top of that effect, CBO notes that longer shutdowns negatively affect private-sector investment and hiring decisions as businesses cannot obtain federal permits and certifications, or access federal loans. A 2019 Senate report found that the three government shutdowns in 2013, 2018, and 2019 cost taxpayers nearly $4 billion.

How can Congress avoid a shutdown?

There are essentially two ways to avoid a government shutdown – by passing appropriations or a continuing resolution (see question on “What is a Continuing Resolution?”). Theoretically, the House and Senate Appropriations committees are supposed to pass 12 different appropriations bills that are broken up by subject area and based on funding levels allocated in a budget resolution. Often, these bills are combined into larger “omnibus” or “minibus” legislation.

To avoid a shutdown, Congress would need to pass all 12 appropriations bills through both chambers and get them signed by the President before October 1. This could be done by enacting each bill individually or by packaging them together through an omnibus or minibus. Congress is likely to soon consider a continuing resolution that would extend current funding levels for a specified amount of time into FY 2021. For more about the status of specific appropriations bills, see Appropriations Watch: FY 2021.

What is a Continuing Resolution (CR)?

A continuing resolution temporarily funds the government in the absence of full appropriations bills, often by continuing funding levels from the prior year. Traditionally, CRs have been used to give lawmakers a short period of time to complete their work on remaining appropriations bills while keeping the government open. CRs sometimes apply to only a few categories of spending, but they can also be used to fund all discretionary functions and can be used for an entire year.

CRs differ from normal appropriations bills in that they often “continue” funding allocations from previous bills at the prior year’s rate or through a formula based on the prior year’s rate. Even when overall funding levels have differed, lawmakers have often simply scaled up all accounts by a percent change in spending rather than making individual decisions on spending accounts. However, CRs often do include certain “anomalies,” where specific items are increased or decreased to work around some problems that would occur from continuing the previous year’s policies, or “policy riders,” where certain funding restrictions are specified in order to dictate policy. Colloquially, a “clean CR” does not contain policy riders or politically motivated changes to funding levels.

How often does Congress pass CRs?

Congress frequently passes CRs when lawmakers are unable to agree on appropriations before a deadline, and occasionally multiple CRs are necessary to fund the government for an entire fiscal year. Congress also sometimes relies on CRs during presidential transition years. In FY 2001, for example, a series of intense congressional negotiations leading up to the 2000 election led to a series of 10 one-day CRs. In total, Congress funded the first three months of that fiscal year with 21 continuing resolutions.

Not surprisingly, CRs have been quite prevalent recently and were used to fund the government entirely in FY 2011, when eight CRs were passed, and in FY 2013, when two CRs were passed. In fiscal years 2012, 2014, 2015, 2016, and 2020, CRs were used to fund the government for roughly a quarter of each year. FY 2017 funding negotiations necessitated three CRs before the passage of an omnibus appropriations bill in May 2017, and FY 2018 negotiations required five CRs before the passage of an omnibus in March 2018. In FY 2019, a CR was used for seven of the 12 appropriations bills for more than one-third of the year before the enactment of an omnibus in February 2019, while the remaining five appropriations bills were funded before the fiscal year began. The most recent year when a full-year appropriations bill passed before the fiscal year began and no CRs were necessary was FY 1997.

What are the disadvantages of using CRs?

Continuing resolutions have several negative implications for the budget’s overall efficiency. CRs usually continue funding at the past year’s level without any regard for changing policy needs or the value of each program within an agency. Using a continuing resolution wastes hundreds of hours of careful consideration and program evaluation incorporated into each agency’s budget submission. For instance, the President’s annual budget proposes a list of eliminations and reductions of programs that are duplicative or ineffective a continuing resolution will continue to fund these unwanted programs. Finally, the use of continuing resolutions disrupts activities within agencies, makes it difficult to plan or start future projects, and costs staff time to revise work plans every time the budget changes.

How is Congress addressing funding?

Although Congress has not yet enacted any appropriations bills, the House has passed 10 out of 12 appropriations bills. The Senate has not yet taken any action on appropriations for FY 2021. The House and Senate would have to agree on and pass the same versions of the bills before they are presented to the President for his signature. Congress is expected to consider a continuing resolution that would extend funding, largely at current levels, to allow more time to complete appropriations. For more about the status of specific appropriations bills, see Appropriations Watch: FY 2021.

How does a shutdown differ from a default?

In a shutdown, the federal government temporarily stops paying employees and contractors who perform government services, whereas in a default the list of parties not paid is much broader. In a default, the government exceeds the statutory debt limit and is unable to pay some of its creditors (or other obligations). Without enough money to pay its bills, all of the federal government’s payments are at risk — including all government spending, mandatory payments, interest on our debts, and payments to U.S. bondholders. While a government shutdown would be disruptive, a government default could be disastrous. For more on a default, see our Q&A: Everything You Should Know About the Debt Ceiling.)

How does a shutdown differ from “sequestration” or “sequester”?

A government shutdown closes down non-essential government operations due to a lack of funding, whereas a sequester or sequestration is shorthand for the reductions in discretionary spending caps in place that constrain the total amount of funding for annually appropriated programs.

The first example of sequestration was included in the Gramm–Rudman–Hollings Balanced Budget and Emergency Deficit Control Act of 1985. The most recent version of sequestration, a product of the Budget Control Act (BCA) of 2011, resolved the 2011 debt ceiling negotiations. The BCA created a Joint Select Committee on Deficit Reduction (the “Super Committee”) to identify at least $1.5 trillion of deficit reduction over 10 years, and set in motion the sequester if it did not identify at least $1.2 trillion. The failure of the Super Committee triggered sequestration, causing discretionary spending caps to be automatically lowered for both defense and non-defense. Congress has never allowed the full sequester to take effect, passing partial sequester relief in 2013 and 2015, and more than fully reversing the sequester in 2018 and 2019. If appropriations bills violate the increased spending caps, then across-the-board cuts will be triggered.


Responsibilities of the EPA

The EPA sets and enforces tolerable limits of pollution, and it establishes timetables to bring polluters into line with standards, an important aspect of its work since most of these requirements are recent and industries must be given reasonable time, often several years, to conform to new standards. The EPA also has the authority to coordinate and support the research and anti-pollution efforts of state and local governments, private and public groups, and educational institutions. Furthermore, regional EPA offices have the power to develop, propose, and implement approved regional programs for comprehensive environmental protection. While the EPA delegates some responsibilities such as monitoring and enforcement to state governments, it retains the authority to enforce policies through fines, sanctions, and other measures granted by the federal government.


Attendance even at an event for which no fee is charged to any attendee can implicate gift policies. To determine the effective value of the event, employees should add the value of any food, beverages, entertainment, or other tangible benefits offered to attendees, but do not need to consider the cost incurred by the sponsor for the venue where the event is held. Employees who are considering attending such an event are encouraged to seek advice from their agency ethics office. See OGE Legal Advisory 15-05 at www.oge.gov.

While employees may not accept gifts from prohibited sources or gifts given because of their official positions, there are exceptions, for example where individual items are valued at less than $20 per occasion and a total of $50 from one source in a calendar year.

Gifts must be reported when the total value of all such gifts from one source exceeds $415 in a calendar year individual gifts worth less than $166 do not count toward that threshold. Filers are required to identify the source of the gift, the value of the gift, and a brief description of the gift – excluding items such as food and beverages which are not consumed in connection with overnight lodging. (Note: Separate rules apply to gifts and various types of awards from foreign sources see 41 CFR 102-42.)

For federal employees using someone else’s luxury accommodations (such as a skybox or private suite) when attending an activity such as a concert or sporting event, the guidance states that when reporting the value of such entertainment, employees should add the market value of the most expensive publicly available ticket to the event to the market value of the food, parking and other tangible benefits provided in connection with the gift of attendance. Each tangible benefit included in the gift of free admission is not a separate gift that may be excluded from the filer’s report based on its individual market value.