Nuevas recetas

Dónde encontrar la mejor comida italiana en Boston

Dónde encontrar la mejor comida italiana en Boston

En Bostón, cuando las personas ansían la cocina italiana, sus mentes se dirigen automáticamente a las bulliciosas y festivas calles de The North End, donde Nueva Inglaterra se encuentra con Little Italy. Sin embargo, muchos de los mejores restaurantes italianos también se encuentran lejos de los límites de Hanover y Salem Street.

1. Erbaluce

Escondida entre las calles tortuosas de Bay Village desde 2008, en la cúspide de la frontera entre Back Bay y South End se encuentra una de las joyas italianas de Boston. Erbaluce, dirigido por el chef Charles Draghi, presenta un menú que cambia todas las noches para reflejar los ingredientes más de temporada. Todo está hecho en casa, incluidas deliciosas pastas y maravillosos risottos. La cocina es italiana simple, nada ostentoso, con cada ingrediente utilizado con intención y propósito.

2. Trattoria di Monica

De hecho, esta joya se encuentra en el North End, pero fuera de la calle principal de Hannover. Acomódese en este pequeño lugar para los especiales de la noche y no se vaya sin uno o dos de sus platos de pasta. Cualquier aperitivo de temporada o buratta es una buena forma de empezar.

Gnocchi en Trattoria di Monica (crédito: Trattoria di Monica)

3. Coppa

Del famoso dúo Ken Oringer y Jamie Bisonnette, puedes disfrutar de platos pequeños italianos en un rincón tranquilo del South End. Para el almuerzo y la cena de lunes a viernes y el brunch los sábados y domingos, los platos italianos clásicos se acentúan con algunas de las inspiraciones culinarias del chef Jamie de todo el mundo. Su pizza de pescador siciliana, pasta orecchiette con salchicha de pollo y burrata local son pedidos sólidos. Pruebe algo más aventurero como sus callos y caracoles o sus colas y huesos de cerdo asados ​​al horno de leña.

4. Carmen

Otra joya de la calle Hanover en North End es Carmen Restaurant. Diminuto pero eficiente, tienes que atravesar la cocina para llegar al baño. Su cioppino es uno de los mejores de la zona y si tienen floretes de zuchinni fritos como especial, no lo dudes.

5. Sportello

En el floreciente vecindario de Fort Point en Boston, disfrutará del excelente imperio de restaurantes y del restaurante Sportello de la chef Barbara Lynch. Con su panadería convertida en bar de vinos, aquí puedes ir con todo lo italiano. Solo asegúrate de pedir su strozzapreti de conejo, sin duda uno de los mejores platos de pasta en Boston.

6. Rialto

Otro maravilloso manjar italiano, nuevamente escondido de la mayoría del tráfico peatonal, es el Rialto del chef Jody Adam, ganador del premio James Beard. Dentro del Charles River Hotel, el menú de Rialto destaca la cocina regional italiana, cambiando cada dos meses para centrarse en un área diferente. Los platos de mariscos están maravillosamente preparados y destacan definitivamente, al igual que la extensa carta de vinos, con una reconfortante oferta de viñedos italianos ... y no se vaya sin una copa de grappa para completar lo que será una deliciosa comida. Cuando hace buen tiempo, solicite un asiento al aire libre en su hermosa terraza.

Cheesecake de chocolate en Rialto (crédito: Rialto)

7. Toscano

Con dos ubicaciones en Boston, Toscano es una opción sólida para la comida italiana. Originalmente en Charles Street en Beacon Hill, Toscano ha abierto desde entonces una segunda ubicación en Harvard Square. Este último tiene un maravilloso y clásico toque italiano, con una hermosa zona de bar con grandes ventanales que dan a Brattle Street. Las pastas caseras y los mariscos frescos y de sabor sencillo son excelentes opciones. Sin embargo, sus especiales nocturnos a menudo ofrecen algo un poco diferente, creado por el equipo culinario.

8. Trattoria Toscano

Quizás el restaurante italiano más escondido y pasado por alto en Boston es Trattoria Toscano. En una pequeña calle cerca de Fens, este es el tipo de lugar con el que podrías tropezar fácilmente un día y perderte el siguiente, lo cual es una gran lástima considerando la auténtica experiencia italiana que tendrás aquí. Muy pequeño, con una cocina casi en el comedor mismo, la comida que aquí se presenta, junto con el servicio, es por excelencia italiana. Cualquiera de sus pastas es maravillosa, y su antipasto diario es el comienzo perfecto para una comida. Ya sea que reserve para una cena grande al estilo familiar o desee compartir este lugar especial con una persona especial, se sentirá transportado.

9. Papelera 26 Enoteca

Nuestra lista de lugares italianos estaría incompleta sin un agradecimiento al dúo de hermanos Chef Azita Bina-Seibel y al bar de vinos Charles Street de Babak Bina. Con un pequeño menú diseñado para acompañar su fuerte carta de vinos internacionales de 60 copas y 200 botellas, este es un lugar ideal para pasar horas disfrutando de la compañía de amigos y familiares al estilo italiano.

10. Posto

Posto, una institución de Somerville desde 2009, es la única pizzería Verace Pizza Napoletana (con certificación de Nápoles) de Nueva Inglaterra. Lo que comenzó como una pizzería clásica napolitana de leña, se ha convertido desde entonces en mucho más con un menú completo y rotativo. Puede esperar un nuevo menú y una lista de vinos totalmente italianos maravillosamente renovada. Una comida en Posto será cómoda e informal, pero con la atención al detalle que se encuentra en la institución gastronómica más elegante de Boston. Esta es una visita obligada ... ¡o volver a visitarla!

Así que la próxima vez que esté buscando una experiencia italiana, aventúrese fuera de la zona de confort de North End ... ¡valdrá la pena!

Haga clic aquí para obtener más información sobre Boston.


25 comidas italianas que tu nonna te dio, clasificadas

Al agregar su correo electrónico, acepta recibir actualizaciones sobre Spoon University Healthier

Vengo de una familia italoamericana de una pequeña ciudad de Nueva Jersey donde la comida siempre fue idolatrada. Con solo echar un vistazo a la preparación de la comida italiana, verá lo mucho que realmente nos preocupamos por nuestra herencia. Y si tuviera que haber algo bueno que saqué de mi herencia, es el aprecio de un italiano por los ingredientes.

Crecer con esta cultura mediterránea me preparó para un futuro en la alimentación. Todos los miembros de la familia participaron en la preparación de la comida, ya sea dando vuelta a la salsa, empanizando el pollo o cortando el pan. Habiendo dicho eso, hay muchos favoritos que crecí comiendo y decidí que es hora de compartirlos. Así que aquí está la clasificación definitiva de los 25 alimentos italianos que le dio su Nonna.

25. Pollo Marsala

Foto cortesía de Jefferyw en Flickr

Lo mejor de la comida italiana es que casi todo viene con salsa. En este reconfortante platillo, cocinamos jugosos trozos de pollo con vino marsala y champiñones para una comida abundante (servida sobre pasta, por supuesto).

24. Fettuccine Alfredo

Foto cortesía de Stephen Depolo en Flickr

Lo mejor de una salsa Alfredo es su versatilidad. Déjelo como está o agregue un poco de brócoli y camarones. Si bien los orígenes de este plato a menudo se disputan, esta salsa cremosa te dejará con ganas de más.

23. Gnocchi

Foto cortesía de Cooking, etc. en Flickr

No hay nada como la pasta casera, pero los ñoquis caseros son un nivel completamente nuevo de asombro. Si bien se sienten tan ligeras como almohadas, estas pastas de papa esponjosas deben comerse en pequeñas porciones para evitar comer en exceso. Pero a veces (también conocido como siempre), vale la pena correr el riesgo.

22. Chicken Francese

Foto cortesía de abc.go.com

A los italianos les encanta el limón. No puedo enfatizar eso lo suficiente. Dicho esto, no es de extrañar que uno de nuestros platos más conocidos tenga este cítrico como componente principal, manteniendo la comida ligera y fresca (para compensar los cinco tazones de pasta que comiste antes del plato principal).

21. Penne alla vodka

Foto cortesía de dbgg1979 en Flickr

El vodka penne alla es otro plato italiano americanizado popular. Pero cuando se hace bien, realmente no hay nada como un tazón lleno. Small Town NJ lleva este plato a un nivel completamente nuevo: pizza penne vodka. Es lo mejor que he comido. Me lo agradecerás más tarde.

20. Cannoli

Los cannoli son buenos de la panadería local, pero se prefiere comerlos recién hechos en la cocina de Nonna. De esa manera, puede comer el relleno de ricotta sobrante a cucharadas. Descubra cómo hacer el suyo con esta receta.

19. Zuppa de Pesce

Foto cortesía de it.wikipedia.org

Zuppa de pesce ("sopa de pescado") es un clásico de Nochebuena. Almejas, mejillones, langosta, camarones lo que sea, está ahí. Vertimos esta sopa sobre espaguetis o pasta de cabello de ángel por dos razones. 1) Remojar el caldo. 2) ¿Qué es una comida sin pasta?

18. Zeppole

Foto cortesía de Ilares Riolfi en Flickr

Zeppole es para Italia como la torta de embudo para Estados Unidos. Tradicionalmente, esta delicia frita se rellena con un relleno de ricotta o natillas y se come el día de San José. Sin embargo, no tiene por qué ser una ocasión especial para consumir estos buñuelos.

17. Antipasto

Foto cortesía de commons.wikimedia.org

Antipasto significa "antes de la comida". Es una variedad de carnes curadas, quesos italianos, aceitunas marinadas, pimientos asados, diferentes panes y cualquier otra cosa que su Nonna quiera agregar a la mesa. Con amplias opciones, es difícil no encontrar algo para comer.

16. Aceitunas

Si tan solo pudiera comer aceitunas y pan, lo haría. Las aceitunas nos proporcionan aceite de oliva (también conocido como oro líquido), pan de oliva y muchos beneficios para la salud. También te hacen parecer un extraterrestre cuando se ponen en la punta de tus dedos. Pero con toda seriedad, estos pequeños óvalos son mi cosa favorita para picar. Echa un vistazo a esta receta para conocer una forma fácil y deliciosa de prepararlos.

15. Tortellini

Tortellini es la pasta más subestimada de todos los tiempos. Se pueden servir fríos o calientes, en salsa o en sopa. Verlos recién hechos justo frente a ti es lo mejor que puedes ver. Y están rellenos de quesos. ¿Necesito decir mas? Si está buscando una cena rápida, consulte esta receta de tortellini y espinacas.

14. Brócoli Rabe

Foto cortesía de Tom Ipri

El brócoli rabe es un excelente ejemplo de cuánto se preocupan los italianos por la comida. Si bien es solo un plato de acompañamiento, un italiano nunca se atrevería a servirlo simple. Debe estar cocido y condimentado con todas las guarniciones adecuadas (ajo, aceite, pimiento rojo triturado) para que esté listo para la mesa.

13. Giambotta

Foto cortesía de wikimedia.com

Giambotta es un cocinero de todo, come de todo. Es un guiso de verduras con ingredientes como patatas, calabacín, cebollas, tomates, berenjenas y champiñones. Es una cura cálida y abundante para una noche fría de invierno, y es genial que Nonna cocine cuando necesite vaciar la nevera.

12. Boloñesa

Cuando piensas en comida italiana, piensas en salsa boloñesa. Es clásico, es simple y es tan bueno cuando Nonna lo cocina todos los domingos. No tenga miedo de tomar un poco más de salsa que pasta, es perfecta para mojar el pan.

11. Lasaña

Foto cortesía de youtube.com

Lasaña es una de las mejores comidas italianas porque puedes hacer lo que quieras y aún tendrá buen sabor. Lo he visto hecho con espinacas, champiñones e incluso calabaza. Si bien es genial probar los límites de este plato, una lasaña clásica con boloñesa, ricotta y mozzarella es difícil de superar.

10. Queso

Foto cortesía de wikipedia.com

Esta comida italiana ni siquiera necesita una explicación, así que en su lugar enumeraré algunos ejemplos. Mozzarella, gorgonzola, asiago, parmigiano-reggiano, fontina, buratta y taleggio.

9. Berenjena a la parmesana

Foto cortesía de wikipedia.com

La berenjena a la parmesana es muy similar a la lasaña, es de esperar que no esté hecha con pasta y esté cubierta con una salsa diferente. Debido a su falta de carbohidratos, esto va muy bien entre dos rebanadas de panella italiano o encima de un poco de linguini.

8. Galletas de Navidad

Foto cortesía de wikipedia.com

Nada es mejor que entrar en la casa de Nonna en diciembre con el olor de las galletas navideñas en el horno. Estos dulces se amontonan en platos festivos, pidiendo ser comidos. Las galletas incluyen galletas de nudo, galletas de arco iris, galletas de pignoli, biscotti, galletas de mantequilla, macarrones, pizzelle y bolas de mantequilla.

7. Chuletas de pollo

Foto cortesía de wikipedia.com

Ni siquiera tengo palabras para describir las chuletas de pollo. La simplicidad del artículo es probablemente lo que lo hace tan especial. Y cuando los nietos se van a la universidad, no pasa mucho tiempo antes de que sientan ansiedad por separarse de las chuletas de pollo de Nonna (¿o soy solo yo?).

6. Albóndigas

Foto cortesía de wikipedia.com

Muchas culturas tienen las albóndigas como plato básico, por lo que no es de extrañar que los italianos también las tengan. El tamaño de las albóndigas italianas depende de para cuántas personas esté cocinando Nonna, pero nunca faltarán estas bolas de felicidad cubiertas de marinara.

5. Pan

Foto cortesía de wikipedia.com

El pan es amor, el pan es vida. Es bueno para el desayuno, el almuerzo, la cena y para picar entre horas. Tómelo con algunas aceitunas durante el antipasto o limpie su plato con él después del primer plato. Cualquier Nonna sabe que no es una comida sin pan en la mesa, y ningún buen italiano se opondría.

4. Pizza

Foto cortesía de wikipedia.com

Soy un snob de pizza. Me niego a aceptar una porción mediocre, y he aprendido que la pizza en cualquier lugar fuera de Nueva York / Nueva Jersey simplemente no es tan buena. Y por eso, puedo pensar en mi Nonna por cocinar pasteles caseros que me obligaron a establecer mis estándares altos.

3. Sopa

Foto cortesía de flickr.com

En serio, nunca subestimes la capacidad de un italiano para hacer una comida completa con lo que haya en la casa. La sopa de Nonna es una panacea, ya sea el resfriado promedio, el estrés de la escuela o el hambre de siempre.

2. Salchichas y pimientos

Foto cortesía de Flickr.com

Ya sea el día de Año Nuevo o una reunión familiar, siempre hay salchichas y pimientos en el menú. Ya sea que lo ponga en un rollo o lo coma tal como está, es difícil no amar este plato. ¿Y la mejor parte? Agregue las sobras a algunos huevos para un desayuno fácil al día siguiente.

1. Cena del domingo

Foto cortesía de flickr.com

Todos los domingos son festivos cuando eres italiano. Es una comida que comienza a las 2 p.m. y termina a las 8 p.m. Es un día para disfrutar del mayor placer de la vida: la comida. La cena consta de antipasto, pastas, carnes, postres y más.

Clasificar todas mis comidas favoritas fue muy difícil de hacer, pero sé que fue por un bien mayor. Ahora que sabes lo que quieres deberían estar comiendo, que estas esperando? Mangia!


Los mejores restaurantes de Boston

Encuentre la mejor sopa de pescado, rollos de langosta, barbacoa y más en Beantown.

Relacionado con:

Foto por: Morgan Ione Yeager

Mariscos: Select Oyster Bar

En una ciudad repleta de restaurantes de mariscos, puede ser difícil para cualquiera sobresalir, pero Select Oyster Bar en Back Bay, inaugurado por el chef y propietario Michael Serpa en 2015, se las arregla para hacer precisamente eso. Serpa, quien obtuvo un gran reconocimiento como chef ejecutivo de Neptune Oyster en el North End, opera un restaurante elegante y sexy, donde la atención se centra directamente en los mariscos frescos, no solo en la ostra que le da nombre. Mientras que platos como una enorme ensalada de langosta de Maine y una sabrosa sopa de mariscos son excepcionales, los mariscos crudos son lo mejor. El ceviche de vieiras con lima, chalota y cilantro, o hamachi crudo con naranja, almendras Marcona y rábanos, tiene un sabor excepcionalmente fresco y brillante.

Pizza: Pizzeria Regina

Desde 1926, la pizzería Regina, de propiedad familiar, ha servido deliciosos pasteles en North End y rsquos Little Italy. Ahora dirigida por la tercera generación de la familia Polcari, Regina tiene puestos de avanzada en todo Massachusetts. Afortunadamente, la pizza de horno de ladrillo tiene el mismo sabor en todos los lugares, aunque cenar en la & ldquooriginal pizzeria & rdquo, donde el tiempo parece haberse detenido, es una experiencia en sí misma. El pastel es tan querido que los Boston Red Sox lo nombraron la pizza oficial del equipo y rsquos. Regina & rsquos afirma que su secreto del éxito está en su receta de masa centenaria, salsa ligera pero picante y mozzarella de leche entera añejada. Sea lo que sea, es bastante difícil detenerse en una sola rebanada. A los aficionados a la pizza les encanta que pueda pedir su base de acuerdo a sus preferencias, de ligera a bien hecha, sin problemas.

Giro francés: Frenchie

Este pequeño y acogedor bistró en el South End es tan auténticamente francés como parece, con propietarios que crecieron en Francia y un personal que parece importado directamente de París, completo con acentos. Las paredes de ladrillo blanco, los pisos de mármol y baldosas en el interior y el mdash, además de un patio y un solárium con luces parpadeantes y mdash, crean un ambiente absolutamente encantador. La carta de vinos cuenta con una generosa cantidad de vinos por copa, la mayoría de ellos franceses, y el menú cuenta con platos como tostadas de caracoles con ajo, que te harán olvidar que las tostadas con aguacate siempre existieron. Continúe con delicados mejillones en un caldo de vino blanco, muslo de baqueta coq au vin perfectamente cocinado, foie gras sedoso y el clásico steak tartar. Si no sabía que estaba en Boston, juraría que estaba en un pequeño bistró en la Ciudad de las Luces.

Sopa de pescado: Mariscos legales

Almejas, ajo, cerdo salado, cebollas, harina, caldo de almejas, caldo de pescado, papas y crema ligera: nueve ingredientes simples componen uno de los platos más emblemáticos de New England & rsquos, que se ofrece en uno de los restaurantes más conocidos de New England & rsquos, Legal Sea Foods . El primer Legal & rsquos, como lo llaman los lugareños, se inauguró en 1968, junto al mercado de pescado de la familia Berkowitz & rsquos (que se inauguró en 1950). Legal & rsquos, que sigue siendo un negocio familiar, ahora tiene restaurantes en toda la costa este, pero su sopa, que se sirvió en casi todas las inauguraciones presidenciales desde 1981, es probablemente su plato más famoso. Rico y cremoso, repleto de almejas, es esencialmente Nueva Inglaterra en un tazón.

Barbacoa: Sweet Cheeks

Boston no ha sido históricamente conocida por su barbacoa, pero la concursante de Top Chef, Tiffani Faison, hizo grandes avances cuando abrió Sweets Cheeks hace varios años. Con sede en Fenway, el restaurante es un lugar informal y bullicioso para cenar, con costillas, pollo y otros pilares ahumados que se sirven en bandejas de metal forradas con papel de estraza. Las bebidas llegan en tarros de cristal. Las galletas Faison & rsquos, acompañadas de mantequilla de miel, inspiran a un público casi de culto, pero la barbacoa al estilo de Texas es la estrella aquí. El cerdo desmenuzado de raza tradicional, las costillas de cerdo St. Louis y la pechuga picada se pueden pedir solos o en bandejas combinadas. Los acompañamientos clásicos, como macarrones con queso y berza, complementan las carnes. Trate de dejar espacio para el excepcional pudín de caramelo, si puede.

Griego: Comité

Ubicado en el distrito de Seaport, el Comité es un lugar animado y divertido para disfrutar de la comida tradicional griega, preferiblemente con algunos amigos. Compartir es el nombre del juego en el restaurante mediterráneo, que tiene un diseño moderno y elegante con mesas comunes y un bar envolvente. Comience con un trío de salsas o la espanakopita para untar, un plato de aceitunas y queso feta con costra de sésamo con miel griega, luego pruebe los kebabs de carne molida con especias, la moussaka de alcachofas y las chuletas de cordero a la parrilla marinadas en aceite de oliva. El bar se divierte mucho con el programa de cócteles, creando bebidas como Great Scott !, una mezcla de bourbon lavado con mantequilla marrón, centeno, Cynar, vainilla, salino, criollo y amargo de chocolate. Hay & rsquos también una gran selección de vinos griegos por copa y botella.

Icono: Marliave

Los suelos de baldosas en blanco y negro, el techo de hojalata y los cócteles de la era de la Prohibición en Marliave se remontan a otra época, que es exactamente cuando abrió el histórico restaurante. Henry Marliave, un inmigrante francés de París, abrió su restaurante homónimo en el centro de Boston en 1885, y aunque ha tenido sus altibajos a lo largo de los años, sigue siendo un delicioso retroceso a otra época. Ahora propiedad y operada por Scott Herritt, quien también es dueño de la cercana Grotto, Marliave se inclina a la francesa, con caracoles, sopa de cebolla francesa y filetes fritos en un menú que también incluye osso buco, chuletas de cerdo de Berkshire y pasta. Una hora feliz de ostras dos veces al día, de 4 a 6 p.m. y nuevamente de 9 a 10 p.m., atrae tanto a multitudes después del trabajo como a cenas nocturnas.

Bar de ostras: Island Creek Oyster Bar

Las ostras de Island Creek aparecen en los menús de toda la ciudad, prácticamente en cualquier lugar donde se vendan ostras, pero hay algo especialmente satisfactorio en beberlas en el restaurante del mismo nombre en Kenmore Square. En un momento dado, hay más de una docena de ostras en oferta, no solo las variedades recolectadas de Island Creek y rsquos Duxbury. Las ostras de todo el territorio de Nueva Inglaterra, desde Maine hasta Martha & rsquos Vineyard, así como de la Isla del Príncipe Eduardo, suelen estar disponibles. Para aquellos que quieren algo más que ostras, todo el marisco aquí es excepcional. El crudo y los tártaros son siempre notables. La langosta de Maine aparece en un rollo, en una ensalada y en una sopa, y las especialidades del día destacan las capturas locales más frescas. El servicio aquí también es excelente, ya que todos conocen bien los mariscos, incluido el sommelier.

Hot Spot: Tequila Cocina de Guy Fieri

Guy Fieri abrió su primer restaurante en Boston a fines de 2019, agregando Guy Fieri & rsquos Tequila Cocina a su larga cartera de restaurantes. Ubicado en el nuevo complejo Hub on Causeway al lado de TD Garden, el menú de inspiración latina presenta artículos de marca apropiados como Trash Can Nachos (servidos en una lata que un servidor coloca en un plato frente a usted), así como selecciones de platos pequeños y grandes que van desde salsa y papas fritas y tacos hasta pierna de cerdo asada y pargo entero crujiente. También hay un menú enorme de tequilas y, si puede, puede pedir un vuelo para probar algunos. ¡Beantown, conoce a Flavortown!

Sports Bar: cocina y grifo de Banner

Para los fanáticos de los deportes que pueden y rsquot anotar boletos para su equipo favorito y juego de rsquos, o aquellos que prefieren cenar cómodamente mientras aplauden o abuchean, Banner & rsquos Kitchen & amp Tap, que abrió en el nuevo complejo Hub on Causeway junto a TD Garden, es más que satisfactorio opción. El enorme espacio de 25,000 pies cuadrados está diseñado básicamente alrededor de lo que & rsquos promocionó como la pantalla de TV LED más grande de la costa este, con una asombrosa cantidad de 40 pies. Y si eso no es suficiente, también hay 13 pantallas y cinco pancartas con puntajes y estadísticas en vivo. Y dado que ver un evento deportivo no está completo sin una comida sabrosa, Banner & rsquos sirve favoritos como nachos, hamburguesas y pescado y papas fritas, así como algunos artículos notables, como el tocino ahumado en el tendedero (panceta de cerdo, pimienta negra y glaseado de arce). y un increíble aperitivo de coliflor de búfalo que podría hacerte olvidar las alas.

Barrio común: Brassica Kitchen + Café

Escondido en una fila de negocios frente a la estación Forest Hills T en Jamaica Plain, este es precisamente el tipo de restaurante donde todos saben tu nombre y mdash y lo que bebes. Probablemente también recuerden lo que comiste la última vez y tengan algo que deberías probar esta vez. Los chefs propietarios Jeremy Kean y Philip Kruta, que dejaron su huella como chefs emergentes en Wink & amp Nod en el South End, pueden mantener las cosas informales aquí, pero con comida y bebidas que son todo lo contrario. El d & eacutecor es acogedor, con todos los mostradores, tableros y estantes de madera hechos por Kruta con madera reutilizada de una antigua granja. Platos como el pollo frito en salmuera con suero de leche y la hamburguesa Brassica, con tomate verde ahumado y salsa secreta, elevan los estándares. Los cócteles creativos también son excelentes aquí.

Cócteles: Estándar del Este

Los cócteles bien elaborados son un sello distintivo en Eastern Standard, donde los camareros se toman muy en serio su oficio. Ubicado a la vuelta de la esquina de Fenway Park en Kenmore Square, el lugar popular y bullicioso, que recuerda a una gran brasserie europea, ha sido un favorito del vecindario desde que abrió en 2005. El área del bar se centra alrededor de una barra de mármol blanco enormemente larga, con taburetes de cuero rojo y banquetas acogedoras. Aquellos que tienen la suerte de conseguir un asiento en el bar pueden disfrutar de un asiento de primera fila mientras los camareros preparan bebidas para el enorme comedor.

Italiano moderno: Sportello

Uno de los restaurantes de Boston, la chef Barbara Lynch & rsquos portfolio & mdash, que incluye No. 9 Park, B & ampG Oysters, Menton, Drink, Stir y The Butcher Shop y mdash, el informal y elegante Sportello en Fort Point Channel es lo que Lynch llama una trattoria italiana moderna. El restaurante evoca a un comensal, con un mostrador en forma de U en el medio que ofrece vistas a la cocina. En el almuerzo, un menú de precio fijo de dos platos es el camino a seguir, con minestrone o una ensalada de achicoria, seguido de tagliatelle de Lynch & rsquos a la boloñesa o pasta de conejo estofada. En el almuerzo y la cena, todas las pastas se hacen en la casa y cambian con las estaciones, incluidos los ñoquis, la pappardelle de ajo negro y los tortelloni. Son incluso mejores con una copa de la lista de vinos italianos.

Panadería clásica: Mike’s Pastry

Espere una larga fila sin importar la hora del día en esta icónica panadería de North End, donde los cannoli salen volando por la puerta por docenas, y lo han hecho desde la apertura de la panadería y rsquos, en 1946. La clásica cáscara de pastelería, rellena con queso ricotta, está empaquetada en una caja blanca de la firma atada con una cuerda, que emociona a cualquiera que reciba una como regalo. Los sabores de relleno de cannoli abarcan toda la gama, desde simples (pero sabrosos) hasta Nutella y limoncello más exóticos. Otros deliciosos pasteles incluyen biscotti, galletas y colas de langosta, una versión estadounidense del italiano sfogliatelle ricci, un pastel relleno con una combinación de cremas batidas y de repostería.

Tarde en la noche: Dumpling Palace

Boston, una ciudad donde el metro deja de funcionar a las 2 a.m., no es conocida por su gran cantidad de opciones para comer después de la medianoche. Afortunadamente, Dumpling Palace se opone a la tendencia y sirve hasta las 3 a.m. Ubicado en Back Bay y hermano del popular Chinatown & rsquos Dumpling Caf & eacute, Dumpling Palace se toma su nombre en serio. Las albóndigas del mismo nombre brillan aquí, incluidas las deliciosas albóndigas de sopa, pequeños monederos llenos de caldo y carne. Los que gustan a la multitud, como los panqueques de cebolleta y los wontons fritos en la sartén, así como una variedad de platos de fideos y arroz, completan el extenso menú.

Supper Club: La Colmena

Pocos lugares pueden albergar música en vivo de primer nivel todas las noches de la semana sin ningún cargo adicional, y también sirven excelentes comidas y bebidas. Eso es lo que hace que The Beehive sea tan especial. Ubicado en el South End, en el complejo Boston Center for the Arts, este restaurante y club artístico ocupa un amplio espacio de dos niveles decorado con arte local que rota con frecuencia. El entretenimiento en vivo incluye jazz, blues, cabaret, burlesque, country, R & ampB y más. El menú es ecléctico, con platos como moussaka de cordero, pato a la poivre y salmón a la plancha. Venga temprano para cenar, luego relájese para disfrutar del espectáculo. El brunch de jazz de fin de semana, que se realiza de 10 a.m. a 2:30 p.m., es muy popular.

Donuts: Donuts de mirlo

Blackbird Donuts ganó un culto prácticamente desde el día en que abrió sus puertas en el South End en 2015. Parte de Gallows Group, que también es dueño de los restaurantes Gallows y Banyan Bar + Refuge, las creaciones de panadería y rsquos hechos a mano incluyen sabores de temporada como Salted Toffee, Pumpkin Boston Cream Bismarck y Cherry Cobbler. Incluso la cantante Adele, ganadora del premio Grammy, los adora: hizo un guiño al sabor Boston Cream Bismarck durante un concierto en TD Garden en 2016. Un nuevo puesto de avanzada de la tienda de donas abrió recientemente en 2017 en Fenway.

Italia por Venecia: SRV

SRV, que significa Serenissima Repubblica di Venezia, o República Más Serena de Venecia, transporta a los comensales a Italia con platos de pasta hechos con harina molida en casa y varios deliciosos cicchetti, o bocados pequeños, que incluyen albóndigas de cerdo y ternera, camarones. polenta tachonada y bacalao salado con pan negro y hierbas. El risotto, ya sea con sabor a champiñones, pescado o langosta, siempre es excelente y vale la pena los 25 minutos que se necesitan para prepararlo. Ubicado en el South End, el acogedor restaurante y mdash dirigido por los chefs Michael Lombardi y Kevin O & rsquoDonnell & mdash ha recolectado excelentes críticas y premios desde su apertura en 2016.

Rollo de Langosta Caliente: Mare

La batalla por la supremacía del rollo de langosta en Boston puede ser estresante para los restauradores, pero es un proyecto de investigación delicioso para los comensales. Las variables incluyen el tipo de rollo, si la carne de langosta está caliente o fría, y si se sirve con mayonesa o no. Para los puristas, Mare in the North End ofrece una versión de primer nivel, hecha con la carne de una langosta de dos libras y media y nada más, servida en un bollo de brioche recién hecho todos los días en la panadería hermana Bricco Panetteria. . Tome asiento en el patio para disfrutar de excelentes vistas, acogedoras fogatas y una copa de vino para disfrutar de su rollo de langosta.

Bar de buceo: Taberna Bukowski

Este pequeño lugar, escondido en la esquina exterior de un estacionamiento en Back Bay en la parte superior de la autopista de peaje de Massachusetts, cumple con todos los requisitos de un bar de buceo clásico: solo se paga en efectivo, tiene una lista de cervezas exhaustiva, presenta platos como & ldquowhite basura y salsa de queso rdquo, la música es alta y el personal puede ser amable, o no, según el capricho. ¿Puedes elegir una cerveza? Gira la rueda de la cerveza y vive con las consecuencias. Los clientes habituales pueden unirse al & ldquomug club & rdquo para ganar su propia taza (que luego se cuelga de un gancho en el techo) bebiendo su camino a través de la lista de cervezas dentro de los seis meses.

Asador: Grill 23

Durante más de 30 años, Grill 23 & amp Bar ha establecido el listón de lo que debería ser un asador, y si bien tiene los manteles blancos necesarios, porciones enormes y meseros vestidos con chaquetas formales, la carne de res es lo que realmente importa. Proviene de una granja en California que cría vacas alimentadas con vegetarianos, sin hormonas ni antibióticos, lo que marca la diferencia en el sabor de la carne. Sin embargo, los mariscos y los productos agrícolas son de origen local. Una comida perfecta aquí podría ser un plato de ostras crudas, la tira de primera de Nueva York envejecida en seco de 14 onzas, lados de brócoli rabe gratinados y tater tots de aceite de trufa, y luego el sublime pastel de coco para terminar.

Tacos y tequila: Loco Taqueria

Este animado restaurante del sur de Boston siempre se siente como una fiesta, con una barra gigante en medio de su gran sala. Los menús de tequila y mezcal probablemente también tengan algo que ver con eso. Aquellos que no puedan conformarse con una de las decenas y decenas de opciones pueden optar por uno de los vuelos, como los favoritos de bartender & rsquos o el Tour de México. Las bebidas mixtas divertidas e ingeniosas incluyen el Rainbow Dragon, un mai tai hecho con tequila. Los tacos van desde un pescado frito algo tradicional de Baja California, con jalapeño asado, alioli de piña, repollo en escabeche y aguacate, hasta el divertido Taco General Tso & rsquos, con glaseado dulce y picante, arroz de piña, sésamo y cilantro. La barra cruda es excepcional, con platos magníficos como ceviche de ostras cubierto con maracuyá, mango, piña, granada, habanero y cítricos.

Francés: Deuxave

Deuxave tiene todo lo que pueda desear en un restaurante francés: un entorno magnífico, meseros bien informados y comida perfecta. El chef y propietario Chris Coombs abrió este restaurante francés contemporáneo en 2010 en Back Bay con gran éxito y es tan bueno como siempre. Comience con la sopa de cebolla francesa de nueve horas (la riqueza del caldo vale la pena la preparación intensiva) y sumérjase en la pechuga de pato Long Island condimentada con jugo de arándanos, salteado y bulgur y una ensalada de col rizada. Permita que su mesero sugiera combinaciones de vinos y mdash que sepan de lo que quieren hablar aquí.

Brunch al estilo sureño: suero de leche y bourbon

Si la comida sureña y mdash, que incluyen buñuelos hinchados, galletas de suero de leche y pollo frito y gofres y mdash, es su idea de un brunch perfecto, entonces Buttermilk & amp Bourbon le espera. La última empresa del chef Jason Santos de Citrus & amp Salt y Back Bay Harry & rsquos, Buttermilk & amp Bourbon abraza firmemente la sensibilidad sureña con un toque creativo. Los panqueques de Bananas Foster, las tostadas de huevo rellenas y la toronja bruleada cambian los estándares del brunch. Pair the food with a pitcher of hurricanes or something from the DIY bloody Mary bar, then end with a soft-serve mimosa (watermelon sorbet and a split of Champagne).


Giacomo’s Ristorante

Once upon a pre-pandemic time, lining up outside this North End landmark was a rite of passage for any Boston pasta lover who wanted to experience a cozy, comfortable setting for linguini with clams or calamari, lobster ravioli, and other seafood-leaning mains like the zuppa di pesce, a sized-for-two splay of shrimps, scallops, mussels and more over pasta. Nowadays you’ll probably find it a little easier to get inside, but there’s also takeout and delivery available if you’d rather wait until everything (including that famous queue) is back to normal.

Pammy’s in Cambridge has updated its dining room with stylish table dividers to enhance guest safety. / Photo by Pat Piasecki


Boloñesa

Heartbreaks, pink slips, freezing temperatures—all these and more can be soothed by a plate of pasta with Bolognese sauce. We find the nonna-approved panacea at the spots below.

Pammy's

The Lumache pasta served at inventive Cambridge trattoria Pammy’s is a Bolognese dish that breaks the rules—and receives a pass from us. It starts with a snail-shaped pasta made on-site from hearty semolina flour and cooked to a toothsome, al dente texture. The Bolognese sauce that accompanies it gets a surprising jolt from gochujang paste, a spicy Korean ingredient that cuts the richness while adding an entirely new spectrum of flavor.

Sportello

For a plate of Tagliatelle Bolognese that’s just as indulgent as it should be, put your trust in Barbara Lynch’s Fort Point Italian restaurant. Sportello’s chefs add chicken liver to a sauce that already includes pork, veal, lamb, and cream for extra richness and an outstanding depth of flavor. It’s doused over silky tagliatelle, which is made fresh daily.

Fox & the Knife

If your expectations of Bolognese involve fat noodles swimming in red sauce, allow Fox & the Knife to subvert them. The house-made pasta in the Tagliatelle Bolognese is cut thin to balance out a hearty sauce made with pork, veal, wild boar, fresh thyme, and just a touch of tomato. Between the starchy noodles, crumbly meats, and freshly grated Parmigiano-Reggiano, this flavorful dish features layers of texture.

Rino's Place

East Boston favorite Rino’s Place serves red sauce Italian with a capital “R,” Bolognese included. The sauce used in their iteration simmers veal, pork, beef, diced onions, carrot s, and celery with fresh plum tomatoes. You can choose between nine house-made varieties of pasta, but we recommend the rigatoni for its sauce-soaking abilities.


We want to know: Who makes the best Italian sub in Boston?

The Italian sub at Centre Deli. Photo by Katherine Taylor for The Boston Globe
Enlaces relacionados

These 114 restaurants serve the best fried clams in Massachusetts, according to readers

What makes a perfect Italian sub?

Is it the softness of the bread? The ratio of salami to mortadella? The banana peppers? The anticipation you feel when your go-to sub guy hands over the gargantuan sandwich, wrapped in flimsy paper and slightly damp with olive oil?

There are variations on an Italian sub, but in its most basic form it features a long bread roll stuffed with a variety of cold cuts (salami, mortadella, capicola, ham), provolone cheese, a smattering of vegetables, olive oil or dressing, salt, and pepper.

Whatever your perfect Italian sub looks like, we want in. So tell us: Who makes the best Italian sub at sandwich shops and restaurants around Boston? Once we receive your recommendations, we’ll compile a guide to the best Italian subs in the city.


Where to Find the Best Italian Food in Boston - Recipes

UNTIL FURTHER NOTICE THE ONLY SPECIAL AVAILABLE MONDAY THROUGH FRIDAY WILL BE CHICKEN PARMIGIANA PANINO OR PASTA.

DUE TO SUPPLY ISSUES SOME REGULAR MENU ITEMS MAY NOT BE AVAILABLE.
PLEASE CONTACT US FOR ANY QUESTIONS YOU MAY HAVE.

Casa Razdora is one of Boston’s most authentic Italian Restaurants. Step into a convivial dining atmosphere where every visit feels like a repatriation. Order for pick-up and enjoy genuine Italian food.

At Casa Razdora, your comfort and satisfaction is assured with each meal freshly prepared and brought to your table, delivered, or served to go. Whether you’re a novice patron or a seasoned connoisseur, our menu offers a range of traditional Italian dishes fresh pasta, traditional-style pizzas, antipasti, deli-style sandwiches, beverages and desserts.

Our food tastes fresh because it’s made fresh. Everything on our menu from handmade pasta and sauces to antipasti, pizzas and
award-winning sandwiches are made from scratch. At Casa Razdora, our emphasis on traditional cooking techniques and authentic recipes assures a premiere dining experience every time you stop by.

Stop by for lunch and learn why we are known to have the Best sandwich in Boston. Order ahead and take home a classic Italian dinner.


The spots

Coppa

Coppa is close to being the perfect neighborhood Italian restaurant. In the summer, you can post up at a shaded sidewalk table on a quiet South End corner. And its menu of small plates and pizza changes enough to keep you on your toes. Unfortunately, it’s also really hard to get into, but it’s open for lunch and in the afternoons, so the next time you “work from home,” make your way here and have the wood-oven baked gemelli with a glass of red as you dial-in to a conference call you’re not going to pay attention to anyway.

Before you lie to a potential employer about your ability to multitask, remember this: you’re better off doing just a few things and being great at them than trying to do it all. SRV in the South End is an Italian restaurant that doesn’t bother with pizza or large protein entrees. It just focuses on pasta and small plates, and it does them all really, really well. There’s a great creamy polenta with fried shrimp, a clam risotto that isn’t too rich to finish, and a squid ink tagliatelle that’s balanced well with some sweet lobster. It’s all good and it’s served in a big comfortable space that has outdoor seating, light fixtures made of crystal decanters, and a wine bar.

Giulia

Giulia on the edge of Porter Square has a “pasta table” by the kitchen. You can book it for a big group and then eat a family-style pasta meal that the kitchen staff spent all day making by hand. But even if your dream isn’t to eat a meal at a table where you might need to spend the night wiping flour from your sleeves, you should get here anyway, because it’s the type of intimate spot that you’ll want to come to every time you’re in the mood for “a nice little Italian place.” You might have trouble deciding between all the different pasta options, but you can take solace in the fact that there are no bad choices here. Just know that you’ll have to make reservations at least a month in advance.

La Morra

La Morra in Brookline is down the street from a number of hospitals, so it’s not unusual to be intermittently serenaded by ambulances while you’re having a meal here. But that white noise will easily be drowned out by some outstanding food, including choices from a cicchetti menu, which is essentially Italian-style tapas. The fried anchovies wrapped in sage leaves and chicken and duck liver pate, in particular, are the perfect negroni companions - and their tagliatelle bolognese is one of the city’s best. If you end your night with a cheese platter, tiramisu, and a digestif, there’s always the hope that a nice ambulance driver could give you a ride home.

Sorry&mdashlooks like you screwed up that email address

Pammy's

One of the most underrated aspects of the Italian meal is the digestivo. There you are, looking around to see if anyone will notice you loosening your belt and feeling reluctant to head back to your place, when all of a sudden, another drink appears. And what a pretty glass it comes in. Pammy’s on the edge of Harvard Square has an extensive list of these digestifs, which is nice, because with a fireplace and a menu of things like taglierini with oxtail and mussels with squid ink arancini, you won’t want to leave any time soon.

Fat Hen

Fat Hen is usually a place you can walk into on any weeknight. You should take advantage of that, because the small spot out in East Somerville has a tiny but outstanding menu of small-plate pastas and interesting entrees like swordfish with beans, pickled ramps, and wild watercress (the last of which sounds like something you’d feed a horse, but is actually quite flavorful). The seasonal agnolotti is our go-to second course on the nightly $65 four-course prix-fixe meal here.

Having an opera-singing bartender isn’t one of our requirements for making this list, but it’s a pretty good start. The bartender at Mida on the South End/Roxbury border occasionally pauses from shaking a martini to sing a few bars of an aria that we’re not cultured enough to identify by ear. Thankfully, this place also has a strong menu of things like seared scallops with bone marrow and golden raisins, and it’s in a cool space where you’ll happily spend a few hours before going back to an apartment that is, sadly, entirely bereft of teardrop lamps, comfortable leather booths, and anyone who knows how to sing the overture to La Traviata.

Delfino

If you’re one of those people who looks at a map and pictures “here be dragons” written over any neighborhood the T doesn’t reach, then you’re missing out on one of the city’s best Italian restaurants in Roslindale Square. Delfino is a tiny spot that makes big plates of things like open-faced lobster ravioli and a veal saltimbocca that bleeds cheese like a wounded Frenchman. It’s crowded just about every night, but you can usually walk-in.

Prezza

Even though it’s so crowded, the North End is still plenty romantic thanks to its twisting streets, corner cafes, and the hourly reenactment of the make-out session Paul and Rachel Revere engaged in before he set off on his midnight ride. (OK, we may have made that last one up.) If you’re looking for a romantic North End night yourself, Prezza on Fleet Street is your best bet. It’s a white-tablecloth spot far from the tourists on Hanover, and with a menu of things like crispy shrimp with cherry pepper aioli and smoked ricotta ravioli with braised veal, you’ll be eating better than they do as well.

Bar Mezzana

If you’re the kind of person who likes foods with bread, then the flavorless bruschetta at most Italian restaurants is probably pretty depressing. Thankfully, you have a whole host of excellent crostini options at Bar Mezzana - the fig, gorgonzola, and salami one is particularly enjoyable. There’s also some great pasta, like the paccheri with lobster green onion and tomato, as well as a crudo list that’s longer than El irlandés.

Benedetto

Seeing as how Benedetto is in the Charles Hotel and likely serves every head-of-state, Nobel laureate, and TED-talking social media disrupter who visits Harvard, it’s not surprising that this Harvard Square spot feels pretty high-end. But the prices aren’t actually that unreasonable for a white tablecloth place that has caviar and black truffle on the menu. If you don’t want to wait for a special occasion to come here, you can always grab a seat at the bar with a barrel-aged cocktail and one of their excellent small plates, like the pecorino with almond panforte or the vitello tonnato with pickled alliums.

Sorellina

Sorellina in Back Bay is pricey. And with plush white chairs, glimmering surfaces, and lots of professional people drinking martinis, it also feels like a restaurant that the high-powered but unfulfilled career woman in a Hallmark movie would patronize (that is, just before she meets the hunky horse-trainer, moves out of the city, and spends long mornings casually brushing the coat of a horse named Honeysuckle). But if you don’t mind overhearing conversations about ETFs and mutual funds while you eat, it’s one of the better fine-dining Italian restaurants in the city. Save it for a special occasion and get the chestnut cavatelli with wild boar.


7. Nebo Cucina and Enoteca

With a traditional yet novel menu, Nebo Cucine and Enoteca is the brainchild of the Pallota sisters, who were inspired by the family recipes of their mother and grandmother. Carla, who also happens to be the restaurant's chef, and Christine actually grew up in Boston's North End, making the neighborhood the perfect choice for their restaurant. Capturing the true essence of dining in an Italian home, Nebo has a strong menu of traditional favorites. For example, the light and unbelievably creamy burrata makes a perfect starter alongside the smoky cozze (skillet-roasted mussels). Meanwhile, the golden Milanese or the popular zucchini lasagna are great options for a main course.

520 Atlantic Avenue, Boston, MA 02210, Phone: 617-723-6326

You are reading "25 Best Italian Restaurants in Boston, MA" Back to Top or More tourism, attractions for couples, food, things to see near me today

Top things to see near me, beaches, cruises, parks near me, underrated tourist attractions downtown, travel blog, attractions, places near me right now, things to do near me, vacations, resorts near me, family weekend breaks, mountains, open now, tonight, breakfast near me, affordable rental, kids activities near me, campgrounds near me: Weekend Getaways, OK, Small Town, AL, MI, FL, From Nashville, ND


"This is the definitive way to make gnocchi. I used to sit on my grandmother's lap while she taught me to roll the dough. The best way to ensure light gnocchi is to dry-cook the potatoes. Then either rice them or pass them through a food mill. Regular mashing leaves too many lumps, which make the dough difficult to roll."


Alfredo's Videos


  • AAlfredo's Through the Years

  • Alfredo Aiello's 'Heritage' Commercial

  • Alfredo Aiello's 'Fresh' Commercial

  • Alfredos Compilation

  • Alfredos Commercial

  • Alfredo Aiello - Patriot Ledger


Ver el vídeo: Beautiful Italy Village Tour, Grocery Shopping u0026 Best Italian Local Pizza. Italy Travel Vlog Hindi (Septiembre 2021).