Nuevas recetas

"Food & Wine" reconoce a los pasteleros



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

La revista Food & Wine ha ampliado su franquicia de "Mejores nuevos chefs" con la incorporación de pasteleros.

La primera lista de ganadores de la revista, seleccionados por sus editores, son:

• Shawn Gawle de Corton en la ciudad de Nueva York

• Bryce Caron de Blackbird en Chicago

• Laura Sawicki de La Condesa en Austin, Texas

• Stella Parks de Table 310 en Lexington, Ky.

• Devin McDavid de Quince and Cotogna en San Francisco

La revista también nombró a Chris Ford de Wit & Wisdom en Baltimore como el premio People's Best New Pastry Chef, luego de una encuesta en línea.

El premio, similar a los premios Best New Chefs de Food & Wine, está abierto a los profesionales que han dirigido la pastelería de un restaurante durante cinco años o menos.

Esos premios han ayudado a dar fama a una amplia gama de chefs cuyos nombres ahora son palabras familiares entre los entusiastas de la comida.

Los ganadores anteriores incluyen a Rick Bayless, Thomas Keller, Daniel Boulud, David Bouley, Nobu Matsuhisa, Todd English, Tom Colicchio, Grant Achatz y David Chang.

Póngase en contacto con Bret Thorn en [email protected]
Síguelo en Twitter: @foodwriterdiary


PARA. la chef de repostería Camilla Wynne comparte sus consejos profesionales sobre conservas y su popular receta de mermelada de cereza negroni

Para la chef pastelera Camilla Wynne, con sede en Toronto, crear conservas se siente como hacer una inversión en el futuro. & # 8220Es & # 8217 es una excelente manera de conectarse con su comida local, ser creativo y hacer algo que pueda permanecer en su despensa durante mucho tiempo & # 8221, explica Wynne, quien anteriormente trabajó en el Drake Hotel en Toronto. & # 8220Entonces, cuando & # 8217 estás en las profundidades del invierno y apenas puedes recordar cómo es una fresa local, las tienes a mano. & # 8221

Wynne creció comiendo a sus abuelas & # 8217 conservas caseras & # 8212 mermelada de naranja sería su elección en la isla desierta & # 8212 y se enseñó a sí misma cómo hacer las suyas propias cuando se dio cuenta de que las opciones compradas en la tienda nunca se compararían. Queriendo aprender la ciencia de la elaboración de mermeladas, tomó un programa de conservación maestra en los Estados Unidos, lo que la convirtió en una de las únicas personas en Canadá con esa calificación.

Resulta que cuando te conviertes en un experto oficial en jam, la gente sigue pidiendo consejos. Así que Wynne puso todos sus consejos en su nuevo libro, & # 8220Jam Bake: Recetas inspiradas para crear y hornear con conservas. & # 8221 El 1 de junio, detalla recetas de mermeladas sorprendentes (como albaricoque con semillas de cacao) y postres para disfrutar. con ellos (bizcochos de chocolate, por ejemplo).

En última instancia, Wynne quiere que recordemos que la mermelada no es solo para el brindis matutino. Aquí hay otras tres formas de utilizarlo.

Agregue capas pegajosas entre las golosinas. ¿Es nuevo en la incorporación de conservas en postres? No hay movimiento más fácil que agregar una capa gruesa y agradable de mermelada entre las galletas. A Wynne le gusta emparedar su mermelada de cereza negroni inspirada en cócteles (ver recuadro) entre galletas imperiales en forma de shortbread para un ponche agrio.

Equilibra las recetas. Wynne prefiere las mermeladas afrutadas que tienden a ser altas en acidez. Eso hace que sus conservas sean ideales para usar en pasteles decadentes para compensar la dulzura, o como relleno en sus rosquillas de galleta de ángel, un giro en una de las recetas de su abuela con una masa fácil de levadura. & # 8220Debido a que & # 8217 están fritos, hay & # 8217 una gran cantidad de grasa, por lo que debe haber [algo] que atraviese eso & # 8221, dice Wynne, que usa su mermelada de fresa y maracuyá para lograrlo.

Revuelva en batidos. Cuando pones una mermelada o mermelada directamente en la masa de tus productos horneados, & # 8220 proporciona mucha dulzura y humedad & # 8221, explica Wynne, quien dice que sus golosinas se mantienen frescas por más tiempo cuando usa esta técnica. Solo tenga en cuenta sus otros ingredientes cuando pruebe esto: reduzca el consumo de azúcares y líquidos, como la leche o la crema, para que su mezcla no sea demasiado dulce o húmeda.

Camilla Wynne & # 8217s Cherry Negroni Jam

& # 8220Cuando vendí esta mermelada tenía seguidores muy leales. Fue el resultado de una colaboración entre Preservation Society y Dillon & # 8217s Distillers en Niagara. Usamos su ginebra, vermú y Orangecello, pero por supuesto puedes usar cualquier marca de ginebra, vermú dulce y aperitivo amargo. Las cerezas ácidas pueden ser difíciles de convertir en mermelada, ya que tienen muy poca pectina. Si bien en su mayor parte hago mermeladas sin pectina, para esto usé un poco de pectina baja en azúcar para obtener un conjunto suave, una vez que se hubo cocido mucha agua y la mermelada tuvo el sabor concentrado de cereza que estaba buscando. Dicho esto, no es necesario que lo use si prefiere no hacerlo. Solo tenga en cuenta que terminará con menos frascos, ya que tendrá que cocinar más humedad para espesar la mezcla. & # 8221

1 kg (6 1/2 tazas) de guindas sin hueso

575 g (2 3/4 tazas + 2 cucharadas) de azúcar

1 paquete (49 g) de pectina sin azúcar

15 ml de Campari o Dillon & # 8217s Orangecello

En un tazón o recipiente grande, combine las guindas, el azúcar y el jugo de limón y deje macerar durante al menos 15 minutos, o hasta 1 semana, tapado, en el refrigerador.

Cargando.

Transfiera la mezcla a una olla o sartén de conserva y caliente a fuego medio-alto, revolviendo ocasionalmente. Cuando la mezcla empiece a hervir, sirva unas cuantas tazas y párelas con cuidado (los líquidos calientes pueden ser volátiles) en una licuadora para darle cuerpo a la mermelada, ya que las cerezas no se rompen realmente. Regrese las cerezas mezcladas a la sartén y hierva nuevamente, revolviendo con frecuencia.

Cuando la mermelada se haya reducido y espesado y se vea atascada, agregue lentamente la pectina, revolviendo constantemente. Deje que la mermelada se cocine unos minutos más hasta alcanzar el punto de fraguado.

Retirar del fuego y agregar todo el licor, revolviendo para combinar. Vierta en los frascos preparados hasta dentro de 1/4 a 1/8 de pulgada del borde. Elimine las burbujas de aire, limpie las llantas si es necesario, selle e invierta durante 1 a 2 minutos. Voltee el lado derecho hacia arriba y deje reposar la mermelada, sin tocarla, durante 24 horas.

Rinde de cuatro a cinco frascos de 250 ml (8 oz).

Extraído de & # 8220Jam Bake & # 8221 de Camilla Wynne, reproducido por acuerdo con Appetite por Random House, una división de Penguin Random House Canada. Copyright & # 169 2021 Camilla Wynne. Fotografía de Mickaël A. Bandassak. Reservados todos los derechos. Cuando realiza una compra a través del enlace de este artículo, es posible que ganemos una pequeña comisión. Nuestro periodismo es independiente y no está influenciado por la publicidad. Aprende más


PARA. la chef de repostería Camilla Wynne comparte sus consejos profesionales sobre conservas y su popular receta de mermelada de cereza negroni

Para la chef pastelera Camilla Wynne, con sede en Toronto, crear conservas se siente como hacer una inversión en el futuro. & # 8220Es & # 8217 es una excelente manera de conectarse con su comida local, ser creativo y hacer algo que pueda permanecer en su despensa durante mucho tiempo & # 8221, explica Wynne, quien anteriormente trabajó en el Drake Hotel en Toronto. & # 8220Entonces, cuando & # 8217 estás en las profundidades del invierno y apenas puedes recordar cómo es una fresa local, las tienes a mano. & # 8221

Wynne creció comiendo a sus abuelas & # 8217 conservas caseras & # 8212 mermelada de naranja sería su elección en la isla desierta & # 8212 y se enseñó a sí misma cómo hacer las suyas propias cuando se dio cuenta de que las opciones compradas en la tienda nunca se compararían. Queriendo aprender la ciencia de la elaboración de mermeladas, tomó un programa de conservación maestra en los Estados Unidos, lo que la convirtió en una de las únicas personas en Canadá con esa calificación.

Resulta que cuando te conviertes en un experto oficial en jam, la gente sigue pidiendo consejos. Así que Wynne puso todos sus consejos en su nuevo libro, & # 8220Jam Bake: Recetas inspiradas para crear y hornear con conservas. & # 8221 El 1 de junio, detalla recetas de mermeladas sorprendentes (como albaricoque con semillas de cacao) y postres para disfrutar. con ellos (bizcochos de chocolate, por ejemplo).

En última instancia, Wynne quiere que recordemos que la mermelada no es solo para el brindis matutino. Aquí hay otras tres formas de utilizarlo.

Agregue capas pegajosas entre las golosinas. ¿Es nuevo en la incorporación de conservas en postres? No hay movimiento más fácil que agregar una capa gruesa y agradable de mermelada entre las galletas. A Wynne le gusta emparedar su mermelada de cereza negroni inspirada en cócteles (ver recuadro) entre galletas imperiales en forma de shortbread para un ponche agrio.

Equilibra las recetas. Wynne prefiere las mermeladas afrutadas que tienden a ser altas en acidez. Eso hace que sus conservas sean ideales para usar en pasteles decadentes para compensar la dulzura, o como relleno en sus rosquillas de galleta de ángel, un giro en una de las recetas de su abuela con una masa fácil de levadura. & # 8220Debido a que & # 8217 están fritos, hay & # 8217 una gran cantidad de grasa, por lo que debe haber [algo] que atraviese eso & # 8221, dice Wynne, que usa su mermelada de fresa y maracuyá para lograrlo.

Revuelva en batidos. Cuando pones una mermelada o mermelada directamente en la masa de tus productos horneados, & # 8220 proporciona mucha dulzura y humedad & # 8221, explica Wynne, quien dice que sus golosinas se mantienen frescas por más tiempo cuando usa esta técnica. Solo tenga en cuenta sus otros ingredientes cuando pruebe esto: reduzca el consumo de azúcares y líquidos, como la leche o la crema, para que su mezcla no sea demasiado dulce o húmeda.

Camilla Wynne & # 8217s Cherry Negroni Jam

& # 8220Cuando vendí esta mermelada tenía seguidores muy leales. Fue el resultado de una colaboración entre Preservation Society y Dillon & # 8217s Distillers en Niagara. Usamos su ginebra, vermú y Orangecello, pero por supuesto puedes usar cualquier marca de ginebra, vermú dulce y aperitivo amargo. Las cerezas ácidas pueden ser difíciles de convertir en mermelada, ya que tienen muy poca pectina. Si bien en su mayor parte hago mermeladas sin pectina, para esto usé un poco de pectina baja en azúcar para obtener un conjunto suave, una vez que se hubo cocido mucha agua y la mermelada tuvo el sabor concentrado de cereza que estaba buscando. Dicho esto, no es necesario que lo use si prefiere no hacerlo. Solo tenga en cuenta que terminará con menos frascos, ya que tendrá que cocinar más humedad para espesar la mezcla. & # 8221

1 kg (6 1/2 tazas) de guindas ácidas sin hueso

575 g (2 3/4 tazas + 2 cucharadas) de azúcar

1 paquete (49 g) de pectina sin azúcar

15 ml de Campari o Dillon & # 8217s Orangecello

En un tazón o recipiente grande, combine las guindas, el azúcar y el jugo de limón y deje macerar durante al menos 15 minutos, o hasta 1 semana, tapado, en el refrigerador.

Cargando.

Transfiera la mezcla a una olla o sartén de conserva y caliente a fuego medio-alto, revolviendo ocasionalmente. Cuando la mezcla hierva, sirva algunas tazas y párelas con cuidado (los líquidos calientes pueden ser volátiles) en una licuadora para darle cuerpo a la mermelada, ya que las cerezas no se rompen realmente. Regrese las cerezas mezcladas a la sartén y hierva nuevamente, revolviendo con frecuencia.

Cuando la mermelada se haya reducido y espesado y se vea atascada, agregue lentamente la pectina, revolviendo constantemente. Deje que la mermelada se cocine unos minutos más hasta alcanzar el punto de fraguado.

Retirar del fuego y agregar todo el licor, revolviendo para combinar. Vierta en los frascos preparados hasta dentro de 1/4 a 1/8 de pulgada del borde. Elimine las burbujas de aire, limpie las llantas si es necesario, selle e invierta durante 1 a 2 minutos. Voltee el lado derecho hacia arriba y deje reposar la mermelada, sin tocarla, durante 24 horas.

Rinde de cuatro a cinco frascos de 250 ml (8 oz).

Extraído de & # 8220Jam Bake & # 8221 de Camilla Wynne, reproducido por acuerdo con Appetite por Random House, una división de Penguin Random House Canada. Copyright & # 169 2021 Camilla Wynne. Fotografía de Mickaël A. Bandassak. Reservados todos los derechos. Cuando realiza una compra a través del enlace de este artículo, es posible que ganemos una pequeña comisión. Nuestro periodismo es independiente y no está influenciado por la publicidad. Aprende más


PARA. la chef de repostería Camilla Wynne comparte sus consejos profesionales sobre conservas y su popular receta de mermelada de cereza negroni

Para la chef pastelera Camilla Wynne, con sede en Toronto, crear conservas se siente como hacer una inversión en el futuro. & # 8220Es & # 8217 es una excelente manera de conectarse con su comida local, ser creativo y hacer algo que pueda permanecer en su despensa durante mucho tiempo & # 8221, explica Wynne, quien anteriormente trabajó en el Drake Hotel en Toronto. & # 8220Entonces, cuando & # 8217 estás en las profundidades del invierno y apenas puedes recordar cómo es una fresa local, las tienes a mano. & # 8221

Wynne creció comiendo a sus abuelas & # 8217 conservas caseras & # 8212 mermelada de naranja sería su elección en la isla desierta & # 8212 y se enseñó a sí misma cómo hacer las suyas propias cuando se dio cuenta de que las opciones compradas en la tienda nunca se compararían. Queriendo aprender la ciencia de la elaboración de mermeladas, tomó un programa maestro de conservación en los Estados Unidos, lo que la convirtió en una de las únicas personas en Canadá con esa calificación.

Resulta que cuando te conviertes en un experto oficial en jam, la gente sigue pidiendo consejos. Así que Wynne puso todos sus consejos en su nuevo libro, & # 8220Jam Bake: Recetas inspiradas para crear y hornear con conservas. & # 8221 El 1 de junio, detalla recetas de mermeladas sorprendentes (como albaricoque con semillas de cacao) y postres para disfrutar. con ellos (bizcochos de chocolate, por ejemplo).

En última instancia, Wynne quiere que recordemos que la mermelada no es solo para el brindis matutino. Aquí hay otras tres formas de utilizarlo.

Agregue capas pegajosas entre las golosinas. ¿Es nuevo en la incorporación de conservas en postres? No hay movimiento más fácil que agregar una capa gruesa y agradable de mermelada entre las galletas. A Wynne le gusta emparedar su mermelada de cereza negroni inspirada en cócteles (ver recuadro) entre galletas imperiales en forma de shortbread para un ponche agrio.

Equilibra las recetas. Wynne prefiere las mermeladas afrutadas que tienden a ser altas en acidez. Eso hace que sus conservas sean ideales para usar en pasteles decadentes para compensar la dulzura, o como relleno en sus rosquillas de galleta de ángel, un giro en una de las recetas de su abuela con una masa fácil de levadura. & # 8220Debido a que & # 8217 están fritos, hay & # 8217 una gran cantidad de grasa, por lo que debe haber [algo] que atraviese eso & # 8221, dice Wynne, que usa su mermelada de fresa y maracuyá para lograrlo.

Revuelva en batidos. Cuando pones una mermelada o mermelada directamente en la masa de tus productos horneados, & # 8220 proporciona mucha dulzura y humedad & # 8221, explica Wynne, quien dice que sus golosinas se mantienen frescas por más tiempo cuando usa esta técnica. Solo tenga en cuenta sus otros ingredientes cuando pruebe esto: reduzca el consumo de azúcares y líquidos, como la leche o la crema, para que su mezcla no sea demasiado dulce o húmeda.

Camilla Wynne & # 8217s Cherry Negroni Jam

& # 8220Cuando vendí esta mermelada tenía seguidores muy leales. Fue el resultado de una colaboración entre Preservation Society y Dillon & # 8217s Distillers en Niagara. Usamos su ginebra, vermú y Orangecello, pero por supuesto puedes usar cualquier marca de ginebra, vermú dulce y aperitivo amargo. Las cerezas ácidas pueden ser difíciles de convertir en mermelada, ya que tienen muy poca pectina. Si bien la mayoría de las veces hago mermeladas sin pectina, para esto usé un poco de pectina baja en azúcar para obtener un conjunto suave, una vez que se hubo cocido mucha agua y la mermelada tenía el sabor concentrado de cereza que estaba buscando. Dicho esto, no es necesario que lo use si prefiere no hacerlo. Solo tenga en cuenta que terminará con menos frascos, ya que tendrá que cocinar más humedad para espesar la mezcla. & # 8221

1 kg (6 1/2 tazas) de guindas sin hueso

575 g (2 3/4 tazas + 2 cucharadas) de azúcar

1 paquete (49 g) de pectina sin azúcar

15 ml de Campari o Dillon & # 8217s Orangecello

En un tazón o recipiente grande, combine las guindas, el azúcar y el jugo de limón y deje macerar durante al menos 15 minutos, o hasta 1 semana, tapado, en el refrigerador.

Cargando.

Transfiera la mezcla a una olla o sartén de conserva y caliente a fuego medio-alto, revolviendo ocasionalmente. Cuando la mezcla hierva, sirva algunas tazas y párelas con cuidado (los líquidos calientes pueden ser volátiles) en una licuadora para darle cuerpo a la mermelada, ya que las cerezas no se rompen realmente. Regrese las cerezas mezcladas a la sartén y hierva nuevamente, revolviendo con frecuencia.

Cuando la mermelada se haya reducido y espesado y se vea atascada, agregue lentamente la pectina, revolviendo constantemente. Deje que la mermelada se cocine unos minutos más hasta alcanzar el punto de fraguado.

Retirar del fuego y agregar todo el licor, revolviendo para combinar. Vierta en los frascos preparados hasta dentro de 1/4 a 1/8 de pulgada del borde. Elimine las burbujas de aire, limpie las llantas si es necesario, selle e invierta durante 1 a 2 minutos. Voltee el lado derecho hacia arriba y deje reposar la mermelada, sin tocarla, durante 24 horas.

Rinde de cuatro a cinco frascos de 250 ml (8 oz).

Extraído de & # 8220Jam Bake & # 8221 de Camilla Wynne, reproducido por acuerdo con Appetite por Random House, una división de Penguin Random House Canada. Copyright & # 169 2021 Camilla Wynne. Fotografía de Mickaël A. Bandassak. Reservados todos los derechos. Cuando realiza una compra a través del enlace de este artículo, es posible que ganemos una pequeña comisión. Nuestro periodismo es independiente y no está influenciado por la publicidad. Aprende más


PARA. la chef de repostería Camilla Wynne comparte sus consejos profesionales sobre conservas y su popular receta de mermelada de cereza negroni

Para la chef pastelera Camilla Wynne, con sede en Toronto, crear conservas se siente como hacer una inversión en el futuro. & # 8220Es & # 8217 es una excelente manera de conectarse con su comida local, ser creativo y hacer algo que pueda permanecer en su despensa durante mucho tiempo & # 8221, explica Wynne, quien anteriormente trabajó en el Drake Hotel en Toronto. & # 8220Entonces, cuando & # 8217 estás en las profundidades del invierno y apenas puedes recordar cómo es una fresa local, las tienes a mano. & # 8221

Wynne creció comiendo a sus abuelas & # 8217 conservas caseras & # 8212 mermelada de naranja sería su elección en la isla desierta & # 8212 y se enseñó a sí misma cómo hacer las suyas propias cuando se dio cuenta de que las opciones compradas en la tienda nunca se compararían. Queriendo aprender la ciencia de la elaboración de mermeladas, tomó un programa maestro de conservación en los Estados Unidos, lo que la convirtió en una de las únicas personas en Canadá con esa calificación.

Resulta que cuando te conviertes en un experto oficial en jam, la gente sigue pidiendo consejos. Así que Wynne puso todos sus consejos en su nuevo libro, & # 8220Jam Bake: Recetas inspiradas para crear y hornear con conservas. & # 8221 El 1 de junio, detalla recetas de mermeladas sorprendentes (como albaricoque con semillas de cacao) y postres para disfrutar. con ellos (bizcochos de chocolate, por ejemplo).

En última instancia, Wynne quiere que recordemos que la mermelada no es solo para el brindis matutino. Aquí hay otras tres formas de utilizarlo.

Agregue capas pegajosas entre las golosinas. ¿Es nuevo en la incorporación de conservas en postres? No hay movimiento más fácil que agregar una capa gruesa y agradable de mermelada entre las galletas. A Wynne le gusta emparedar su mermelada de cereza negroni inspirada en cócteles (ver recuadro) entre galletas imperiales en forma de shortbread para un ponche agrio.

Equilibra las recetas. Wynne prefiere las mermeladas afrutadas que tienden a ser altas en acidez. Eso hace que sus conservas sean ideales para usar en pasteles decadentes para compensar la dulzura, o como relleno en sus rosquillas de galleta de ángel, un giro en una de las recetas de su abuela con una masa fácil de levadura. & # 8220Debido a que & # 8217 están fritos, hay & # 8217 una gran cantidad de grasa, por lo que debe haber [algo] que atraviese eso & # 8221, dice Wynne, que usa su mermelada de fresa y maracuyá para lograrlo.

Revuelva en batidos. Cuando pones una mermelada o mermelada directamente en la masa de tus productos horneados, & # 8220 proporciona mucha dulzura y humedad & # 8221, explica Wynne, quien dice que sus golosinas se mantienen frescas por más tiempo cuando usa esta técnica. Solo tenga en cuenta sus otros ingredientes cuando pruebe esto: reduzca el consumo de azúcares y líquidos, como la leche o la crema, para que su mezcla no sea demasiado dulce o húmeda.

Camilla Wynne & # 8217s Cherry Negroni Jam

& # 8220Cuando vendí esta mermelada tenía seguidores muy leales. Fue el resultado de una colaboración entre Preservation Society y Dillon & # 8217s Distillers en Niagara. Usamos su ginebra, vermú y Orangecello, pero por supuesto puedes usar cualquier marca de ginebra, vermú dulce y aperitivo amargo. Las cerezas ácidas pueden ser difíciles de convertir en mermeladas, ya que tienen muy poca pectina. Si bien la mayoría de las veces hago mermeladas sin pectina, para esto usé un poco de pectina baja en azúcar para obtener un conjunto suave, una vez que se hubo cocido mucha agua y la mermelada tenía el sabor concentrado de cereza que estaba buscando. Dicho esto, no es necesario que lo use si prefiere no hacerlo. Solo tenga en cuenta que terminará con menos frascos, ya que tendrá que cocinar más humedad para espesar la mezcla. & # 8221

1 kg (6 1/2 tazas) de guindas ácidas sin hueso

575 g (2 3/4 tazas + 2 cucharadas) de azúcar

1 paquete (49 g) de pectina sin azúcar

15 ml de Campari o Dillon & # 8217s Orangecello

En un tazón o recipiente grande, combine las guindas, el azúcar y el jugo de limón y deje macerar durante al menos 15 minutos, o hasta 1 semana, tapado, en el refrigerador.

Cargando.

Transfiera la mezcla a una olla o sartén de conserva y caliente a fuego medio-alto, revolviendo ocasionalmente. Cuando la mezcla empiece a hervir, sirva unas cuantas tazas y párelas con cuidado (los líquidos calientes pueden ser volátiles) en una licuadora para darle cuerpo a la mermelada, ya que las cerezas no se rompen realmente. Regrese las cerezas mezcladas a la sartén y hierva nuevamente, revolviendo con frecuencia.

Cuando la mermelada se haya reducido y espesado y se vea atascada, agregue lentamente la pectina, revolviendo constantemente. Deje que la mermelada se cocine unos minutos más hasta alcanzar el punto de fraguado.

Retirar del fuego y agregar todo el licor, revolviendo para combinar. Vierta en los frascos preparados hasta dentro de 1/4 a 1/8 de pulgada del borde. Elimine las burbujas de aire, limpie las llantas si es necesario, selle e invierta durante 1 a 2 minutos. Voltee el lado derecho hacia arriba y deje reposar la mermelada, sin tocarla, durante 24 horas.

Rinde de cuatro a cinco frascos de 250 ml (8 oz).

Extraído de & # 8220Jam Bake & # 8221 de Camilla Wynne, reproducido por acuerdo con Appetite por Random House, una división de Penguin Random House Canada. Copyright & # 169 2021 Camilla Wynne. Fotografía de Mickaël A. Bandassak. Reservados todos los derechos. Cuando realiza una compra a través del enlace de este artículo, es posible que ganemos una pequeña comisión. Nuestro periodismo es independiente y no está influenciado por la publicidad. Aprende más


PARA. la chef de repostería Camilla Wynne comparte sus consejos profesionales sobre conservas y su popular receta de mermelada de cereza negroni

Para la chef pastelera Camilla Wynne, con sede en Toronto, crear conservas se siente como hacer una inversión en el futuro. & # 8220Es & # 8217 es una excelente manera de conectarse con su comida local, ser creativo y hacer algo que pueda permanecer en su despensa durante mucho tiempo & # 8221, explica Wynne, quien anteriormente trabajó en el Drake Hotel en Toronto. & # 8220Entonces, cuando & # 8217 estás en las profundidades del invierno y apenas puedes recordar cómo es una fresa local, las tienes a mano. & # 8221

Wynne creció comiendo a sus abuelas & # 8217 conservas caseras & # 8212 mermelada de naranja sería su elección en la isla desierta & # 8212 y se enseñó a sí misma cómo hacer las suyas propias cuando se dio cuenta de que las opciones compradas en la tienda nunca se compararían. Queriendo aprender la ciencia de la elaboración de mermeladas, tomó un programa de conservación maestra en los Estados Unidos, lo que la convirtió en una de las únicas personas en Canadá con esa calificación.

Resulta que cuando te conviertes en un experto oficial en jam, la gente sigue pidiendo consejos. Así que Wynne puso todos sus consejos en su nuevo libro, & # 8220Jam Bake: Recetas inspiradas para crear y hornear con conservas. & # 8221 El 1 de junio, detalla recetas de mermeladas sorprendentes (como albaricoque con semillas de cacao) y postres para disfrutar. con ellos (bizcochos de chocolate, por ejemplo).

En última instancia, Wynne quiere que recordemos que la mermelada no es solo para el brindis matutino. Aquí hay otras tres formas de utilizarlo.

Agregue capas pegajosas entre las golosinas. ¿Es nuevo en la incorporación de conservas en postres? No hay movimiento más fácil que agregar una capa gruesa y agradable de mermelada entre las galletas. A Wynne le gusta emparedar su mermelada de cereza negroni inspirada en cócteles (ver recuadro) entre galletas imperiales en forma de shortbread para un ponche agrio.

Equilibra las recetas. Wynne prefiere las mermeladas afrutadas que tienden a ser altas en acidez. Eso hace que sus conservas sean ideales para usar en pasteles decadentes para compensar la dulzura, o como relleno en sus rosquillas de galleta de ángel, un giro en una de las recetas de su abuela con una masa fácil de levadura. & # 8220Debido a que & # 8217 están fritos, hay & # 8217 una gran cantidad de grasa, por lo que debe haber [algo] que atraviese eso & # 8221, dice Wynne, que usa su mermelada de fresa y maracuyá para lograrlo.

Revuelva en batidos. Cuando pones una mermelada o mermelada directamente en la masa de tus productos horneados, & # 8220 proporciona mucha dulzura y humedad & # 8221, explica Wynne, quien dice que sus golosinas se mantienen frescas por más tiempo cuando usa esta técnica. Solo tenga en cuenta sus otros ingredientes cuando pruebe esto: reduzca el consumo de azúcares y líquidos, como la leche o la crema, para que su mezcla no sea demasiado dulce o húmeda.

Camilla Wynne & # 8217s Cherry Negroni Jam

& # 8220Cuando vendí esta mermelada tenía seguidores muy leales. Fue el resultado de una colaboración entre Preservation Society y Dillon & # 8217s Distillers en Niagara. Usamos su ginebra, vermú y Orangecello, pero por supuesto puedes usar cualquier marca de ginebra, vermú dulce y aperitivo amargo. Las cerezas ácidas pueden ser difíciles de convertir en mermelada, ya que tienen muy poca pectina. Si bien en su mayor parte hago mermeladas sin pectina, para esto usé un poco de pectina baja en azúcar para obtener un conjunto suave, una vez que se hubo cocido mucha agua y la mermelada tuvo el sabor concentrado de cereza que estaba buscando. Dicho esto, no es necesario que lo use si prefiere no hacerlo. Solo tenga en cuenta que terminará con menos frascos, ya que tendrá que cocinar más humedad para espesar la mezcla. & # 8221

1 kg (6 1/2 tazas) de guindas sin hueso

575 g (2 3/4 tazas + 2 cucharadas) de azúcar

1 paquete (49 g) de pectina sin azúcar

15 ml de Campari o Dillon & # 8217s Orangecello

En un tazón o recipiente grande, combine las guindas, el azúcar y el jugo de limón y deje macerar durante al menos 15 minutos, o hasta 1 semana, tapado, en el refrigerador.

Cargando.

Transfiera la mezcla a una olla o sartén de conserva y caliente a fuego medio-alto, revolviendo ocasionalmente. Cuando la mezcla empiece a hervir, sirva unas cuantas tazas y párelas con cuidado (los líquidos calientes pueden ser volátiles) en una licuadora para darle cuerpo a la mermelada, ya que las cerezas no se rompen realmente. Regrese las cerezas mezcladas a la sartén y hierva nuevamente, revolviendo con frecuencia.

Cuando la mermelada se haya reducido y espesado y se vea atascada, agregue lentamente la pectina, revolviendo constantemente. Deje que la mermelada se cocine unos minutos más hasta alcanzar el punto de fraguado.

Retirar del fuego y agregar todo el licor, revolviendo para combinar. Vierta en los frascos preparados hasta dentro de 1/4 a 1/8 de pulgada del borde. Elimine las burbujas de aire, limpie las llantas si es necesario, selle e invierta durante 1 a 2 minutos. Voltee el lado derecho hacia arriba y deje reposar la mermelada, sin tocarla, durante 24 horas.

Rinde de cuatro a cinco frascos de 250 ml (8 oz).

Extraído de & # 8220Jam Bake & # 8221 de Camilla Wynne, reproducido por acuerdo con Appetite por Random House, una división de Penguin Random House Canada. Copyright & # 169 2021 Camilla Wynne. Fotografía de Mickaël A. Bandassak. Reservados todos los derechos. Cuando realiza una compra a través del enlace de este artículo, es posible que ganemos una pequeña comisión. Nuestro periodismo es independiente y no está influenciado por la publicidad. Aprende más


PARA. la chef de repostería Camilla Wynne comparte sus consejos profesionales sobre conservas y su popular receta de mermelada de cereza negroni

Para la chef pastelera Camilla Wynne, con sede en Toronto, crear conservas se siente como hacer una inversión en el futuro. & # 8220Es & # 8217 es una excelente manera de conectarse con su comida local, ser creativo y hacer algo que pueda permanecer en su despensa durante mucho tiempo & # 8221, explica Wynne, quien anteriormente trabajó en el Drake Hotel en Toronto. & # 8220Entonces, cuando & # 8217 estás en las profundidades del invierno y apenas puedes recordar cómo es una fresa local, las tienes a mano. & # 8221

Wynne creció comiendo a sus abuelas & # 8217 conservas caseras & # 8212 mermelada de naranja sería su elección en la isla desierta & # 8212 y se enseñó a sí misma cómo hacer las suyas propias cuando se dio cuenta de que las opciones compradas en la tienda nunca se compararían. Queriendo aprender la ciencia de la elaboración de mermeladas, tomó un programa maestro de conservación en los Estados Unidos, lo que la convirtió en una de las únicas personas en Canadá con esa calificación.

Resulta que cuando te conviertes en un experto oficial en jam, la gente sigue pidiendo consejos. Así que Wynne puso todos sus consejos en su nuevo libro, & # 8220Jam Bake: Recetas inspiradas para crear y hornear con conservas. & # 8221 El 1 de junio, detalla recetas de mermeladas sorprendentes (como albaricoque con semillas de cacao) y postres para disfrutar. con ellos (bizcochos de chocolate, por ejemplo).

En última instancia, Wynne quiere que recordemos que la mermelada no es solo para el brindis matutino. Aquí hay otras tres formas de utilizarlo.

Agregue capas pegajosas entre las golosinas. ¿Es nuevo en la incorporación de conservas en postres? No hay movimiento más fácil que agregar una capa gruesa y agradable de mermelada entre las galletas. A Wynne le gusta emparedar su mermelada de cereza negroni inspirada en cócteles (ver recuadro) entre galletas imperiales en forma de shortbread para un ponche agrio.

Equilibra las recetas. Wynne prefiere las mermeladas afrutadas que tienden a ser altas en acidez. Eso hace que sus conservas sean ideales para usar en pasteles decadentes para compensar la dulzura, o como relleno en sus rosquillas de galleta de ángel, un giro en una de las recetas de su abuela con una masa fácil de levadura. & # 8220Debido a que & # 8217 están fritos, hay & # 8217 una gran cantidad de grasa, por lo que debe haber [algo] que atraviese eso & # 8221, dice Wynne, que usa su mermelada de fresa y maracuyá para lograrlo.

Revuelva en batidos. Cuando pones una mermelada o mermelada directamente en la masa de tus productos horneados, & # 8220 proporciona mucha dulzura y humedad & # 8221, explica Wynne, quien dice que sus golosinas se mantienen frescas por más tiempo cuando usa esta técnica. Solo tenga en cuenta sus otros ingredientes cuando pruebe esto: reduzca el consumo de azúcares y líquidos, como la leche o la crema, para que su mezcla no sea demasiado dulce o húmeda.

Camilla Wynne & # 8217s Cherry Negroni Jam

& # 8220Cuando vendí esta mermelada tenía seguidores muy leales. Fue el resultado de una colaboración entre Preservation Society y Dillon & # 8217s Distillers en Niagara. Usamos su ginebra, vermú y Orangecello, pero por supuesto puedes usar cualquier marca de ginebra, vermú dulce y aperitivo amargo. Las cerezas ácidas pueden ser difíciles de convertir en mermelada, ya que tienen muy poca pectina. Si bien en su mayor parte hago mermeladas sin pectina, para esto usé un poco de pectina baja en azúcar para obtener un conjunto suave, una vez que se hubo cocido mucha agua y la mermelada tuvo el sabor concentrado de cereza que estaba buscando. Dicho esto, no es necesario que lo use si prefiere no hacerlo. Solo tenga en cuenta que terminará con menos frascos, ya que tendrá que cocinar más humedad para espesar la mezcla. & # 8221

1 kg (6 1/2 tazas) de guindas ácidas sin hueso

575 g (2 3/4 tazas + 2 cucharadas) de azúcar

1 paquete (49 g) de pectina sin azúcar

15 ml de Campari o Dillon & # 8217s Orangecello

En un tazón o recipiente grande, combine las guindas, el azúcar y el jugo de limón y deje macerar durante al menos 15 minutos, o hasta 1 semana, tapado, en el refrigerador.

Cargando.

Transfiera la mezcla a una olla o sartén de conserva y caliente a fuego medio-alto, revolviendo ocasionalmente. Cuando la mezcla empiece a hervir, sirva unas cuantas tazas y párelas con cuidado (los líquidos calientes pueden ser volátiles) en una licuadora para darle cuerpo a la mermelada, ya que las cerezas no se rompen realmente. Regrese las cerezas mezcladas a la sartén y hierva nuevamente, revolviendo con frecuencia.

Cuando la mermelada se haya reducido y espesado y se vea atascada, agregue lentamente la pectina, revolviendo constantemente. Deje que la mermelada se cocine unos minutos más hasta alcanzar el punto de fraguado.

Retirar del fuego y agregar todo el licor, revolviendo para combinar. Vierta en los frascos preparados hasta dentro de 1/4 a 1/8 de pulgada del borde. Remove any air bubbles, wipe the rims if necessary, seal and invert for 1 to 2 minutes. Flip right side up and let the jam sit, undisturbed, for 24 hours.

Makes four to five 250 mL (8 oz.) jars.

Excerpted from “Jam Bake” by Camilla Wynne, reproduced by arrangement with Appetite by Random House, a division of Penguin Random House Canada. Copyright © 2021 Camilla Wynne. Photography by Mickaël A. Bandassak. Reservados todos los derechos. When you make a purchase through the link in this article, we may earn a small commission. Our journalism is independent and not influenced by advertising. Aprende más


PARA. pastry chef Camilla Wynne shares her pro tips on preserves — and her popular recipe for cherry negroni jam

For Toronto-based pastry chef Camilla Wynne, creating preserves feels like making an investment in the future. “It’s a great way to connect to your local food, get creative and make something that can stay in your pantry for a long time,” explains Wynne, who previously worked at the Drake Hotel in Toronto. “Then, when you’re in the depths of winter and can hardly remember what a local strawberry is like, you have them on hand.”

Wynne grew up eating her grandmothers’ homemade preserves — orange marmalade would be her desert-island pick — and taught herself how to make her own when she realized store-bought options would never compare. Wanting to learn the science of jam-making, she took a master preserver program stateside, making her one of the only people in Canada with that qualification.

As it turns out, when you become an official jam expert, people keep asking for tips. So Wynne put all her advice in her new book, “Jam Bake: Inspired Recipes for Creating and Baking with Preserves.” Out on June 1, it details recipes for surprising jams (like apricot with cocoa nibs) and desserts to enjoy with them (fudgy brownies, for example).

Ultimately, Wynne wants us to remember that jam isn’t just for morning toast. Here are three other ways to make use of it.

Add gooey layers in between treats. New to incorporating preserves in desserts? There’s no easier move than adding a nice, thick layer of jam in between cookies. Wynne likes sandwiching her cocktail-inspired cherry negroni jam (see sidebar) between shortbreadlike Empire biscuits for a sour punch.

Balance out recipes. Wynne favours fruity jams that tend to be high in acidity. That makes her preserves ideal to use in decadent cakes to offset the sweetness, or as a filling in her angel biscuit doughnuts, a spin on one of her grandmother’s recipes with an easy yeasted dough. “Because they’re deep fried, there’s a richness of fat, so there needs to be [something] that cuts through that,” says Wynne, who uses her strawberry and passion fruit jam to achieve just that.

Swirl into batters. When you put a jam or marmalade directly into the batter of your baked goods, “it provides a lot of sweetness and moisture,” explains Wynne, who says her treats stay fresher longer when she uses this technique. Just be mindful of your other ingredients when trying this: Cut back on sugars and liquids, like milk or cream, so your mixture isn’t overly sweet or wet.

Camilla Wynne’s Cherry Negroni Jam

“When I sold this jam it had a very loyal following. It was the result of a collaboration between Preservation Society and Dillon’s Distillers in Niagara. We used their gin, vermouth and Orangecello, but you can of course use any brand of gin, sweet vermouth and bitter aperitivo. Sour cherries can be challenging to make into jam, as they have very little pectin. While for the most part I make jams without pectin, for this I used a little low-sugar pectin to get a soft set, once a lot of the water had cooked off and the jam had the concentrated cherry flavour I was looking for. That said, you don’t need to use it if you prefer not to. Just be aware that you will end up with fewer jars, as you’ll have to cook off more moisture to thicken the mixture.”

1 kg (6 1/2 cups) pitted sour cherries

575 g (2 3/4 cups + 2 tbsp) sugar

1 package (49 g) no-sugar-needed pectin

15 mL Campari or Dillon’s Orangecello

In a large bowl or container, combine the sour cherries, sugar and lemon juice and let macerate for at least 15 minutes, or up to 1 week, covered, in the refrigerator.

Cargando.

Transfer the mixture to a pot or preserving pan and heat on medium-high, stirring occasionally. When the mixture comes to a boil, ladle out a few cups and carefully purée them (hot liquids can be volatile) in a blender to add body to the jam, since the cherries don’t really break down. Return the blended cherries to the pan and boil hard again, stirring frequently.

When the jam has reduced and thickened and is looking jammy, slowly add the pectin, stirring constantly. Let the jam cook for a few more minutes until the setting point is reached.

Remove from the heat and add all the liquor, stirring to combine. Pour into the prepared jars to within 1/4 to 1/8 inch of the rim. Remove any air bubbles, wipe the rims if necessary, seal and invert for 1 to 2 minutes. Flip right side up and let the jam sit, undisturbed, for 24 hours.

Makes four to five 250 mL (8 oz.) jars.

Excerpted from “Jam Bake” by Camilla Wynne, reproduced by arrangement with Appetite by Random House, a division of Penguin Random House Canada. Copyright © 2021 Camilla Wynne. Photography by Mickaël A. Bandassak. Reservados todos los derechos. When you make a purchase through the link in this article, we may earn a small commission. Our journalism is independent and not influenced by advertising. Aprende más


PARA. pastry chef Camilla Wynne shares her pro tips on preserves — and her popular recipe for cherry negroni jam

For Toronto-based pastry chef Camilla Wynne, creating preserves feels like making an investment in the future. “It’s a great way to connect to your local food, get creative and make something that can stay in your pantry for a long time,” explains Wynne, who previously worked at the Drake Hotel in Toronto. “Then, when you’re in the depths of winter and can hardly remember what a local strawberry is like, you have them on hand.”

Wynne grew up eating her grandmothers’ homemade preserves — orange marmalade would be her desert-island pick — and taught herself how to make her own when she realized store-bought options would never compare. Wanting to learn the science of jam-making, she took a master preserver program stateside, making her one of the only people in Canada with that qualification.

As it turns out, when you become an official jam expert, people keep asking for tips. So Wynne put all her advice in her new book, “Jam Bake: Inspired Recipes for Creating and Baking with Preserves.” Out on June 1, it details recipes for surprising jams (like apricot with cocoa nibs) and desserts to enjoy with them (fudgy brownies, for example).

Ultimately, Wynne wants us to remember that jam isn’t just for morning toast. Here are three other ways to make use of it.

Add gooey layers in between treats. New to incorporating preserves in desserts? There’s no easier move than adding a nice, thick layer of jam in between cookies. Wynne likes sandwiching her cocktail-inspired cherry negroni jam (see sidebar) between shortbreadlike Empire biscuits for a sour punch.

Balance out recipes. Wynne favours fruity jams that tend to be high in acidity. That makes her preserves ideal to use in decadent cakes to offset the sweetness, or as a filling in her angel biscuit doughnuts, a spin on one of her grandmother’s recipes with an easy yeasted dough. “Because they’re deep fried, there’s a richness of fat, so there needs to be [something] that cuts through that,” says Wynne, who uses her strawberry and passion fruit jam to achieve just that.

Swirl into batters. When you put a jam or marmalade directly into the batter of your baked goods, “it provides a lot of sweetness and moisture,” explains Wynne, who says her treats stay fresher longer when she uses this technique. Just be mindful of your other ingredients when trying this: Cut back on sugars and liquids, like milk or cream, so your mixture isn’t overly sweet or wet.

Camilla Wynne’s Cherry Negroni Jam

“When I sold this jam it had a very loyal following. It was the result of a collaboration between Preservation Society and Dillon’s Distillers in Niagara. We used their gin, vermouth and Orangecello, but you can of course use any brand of gin, sweet vermouth and bitter aperitivo. Sour cherries can be challenging to make into jam, as they have very little pectin. While for the most part I make jams without pectin, for this I used a little low-sugar pectin to get a soft set, once a lot of the water had cooked off and the jam had the concentrated cherry flavour I was looking for. That said, you don’t need to use it if you prefer not to. Just be aware that you will end up with fewer jars, as you’ll have to cook off more moisture to thicken the mixture.”

1 kg (6 1/2 cups) pitted sour cherries

575 g (2 3/4 cups + 2 tbsp) sugar

1 package (49 g) no-sugar-needed pectin

15 mL Campari or Dillon’s Orangecello

In a large bowl or container, combine the sour cherries, sugar and lemon juice and let macerate for at least 15 minutes, or up to 1 week, covered, in the refrigerator.

Cargando.

Transfer the mixture to a pot or preserving pan and heat on medium-high, stirring occasionally. When the mixture comes to a boil, ladle out a few cups and carefully purée them (hot liquids can be volatile) in a blender to add body to the jam, since the cherries don’t really break down. Return the blended cherries to the pan and boil hard again, stirring frequently.

When the jam has reduced and thickened and is looking jammy, slowly add the pectin, stirring constantly. Let the jam cook for a few more minutes until the setting point is reached.

Remove from the heat and add all the liquor, stirring to combine. Pour into the prepared jars to within 1/4 to 1/8 inch of the rim. Remove any air bubbles, wipe the rims if necessary, seal and invert for 1 to 2 minutes. Flip right side up and let the jam sit, undisturbed, for 24 hours.

Makes four to five 250 mL (8 oz.) jars.

Excerpted from “Jam Bake” by Camilla Wynne, reproduced by arrangement with Appetite by Random House, a division of Penguin Random House Canada. Copyright © 2021 Camilla Wynne. Photography by Mickaël A. Bandassak. Reservados todos los derechos. When you make a purchase through the link in this article, we may earn a small commission. Our journalism is independent and not influenced by advertising. Aprende más


PARA. pastry chef Camilla Wynne shares her pro tips on preserves — and her popular recipe for cherry negroni jam

For Toronto-based pastry chef Camilla Wynne, creating preserves feels like making an investment in the future. “It’s a great way to connect to your local food, get creative and make something that can stay in your pantry for a long time,” explains Wynne, who previously worked at the Drake Hotel in Toronto. “Then, when you’re in the depths of winter and can hardly remember what a local strawberry is like, you have them on hand.”

Wynne grew up eating her grandmothers’ homemade preserves — orange marmalade would be her desert-island pick — and taught herself how to make her own when she realized store-bought options would never compare. Wanting to learn the science of jam-making, she took a master preserver program stateside, making her one of the only people in Canada with that qualification.

As it turns out, when you become an official jam expert, people keep asking for tips. So Wynne put all her advice in her new book, “Jam Bake: Inspired Recipes for Creating and Baking with Preserves.” Out on June 1, it details recipes for surprising jams (like apricot with cocoa nibs) and desserts to enjoy with them (fudgy brownies, for example).

Ultimately, Wynne wants us to remember that jam isn’t just for morning toast. Here are three other ways to make use of it.

Add gooey layers in between treats. New to incorporating preserves in desserts? There’s no easier move than adding a nice, thick layer of jam in between cookies. Wynne likes sandwiching her cocktail-inspired cherry negroni jam (see sidebar) between shortbreadlike Empire biscuits for a sour punch.

Balance out recipes. Wynne favours fruity jams that tend to be high in acidity. That makes her preserves ideal to use in decadent cakes to offset the sweetness, or as a filling in her angel biscuit doughnuts, a spin on one of her grandmother’s recipes with an easy yeasted dough. “Because they’re deep fried, there’s a richness of fat, so there needs to be [something] that cuts through that,” says Wynne, who uses her strawberry and passion fruit jam to achieve just that.

Swirl into batters. When you put a jam or marmalade directly into the batter of your baked goods, “it provides a lot of sweetness and moisture,” explains Wynne, who says her treats stay fresher longer when she uses this technique. Just be mindful of your other ingredients when trying this: Cut back on sugars and liquids, like milk or cream, so your mixture isn’t overly sweet or wet.

Camilla Wynne’s Cherry Negroni Jam

“When I sold this jam it had a very loyal following. It was the result of a collaboration between Preservation Society and Dillon’s Distillers in Niagara. We used their gin, vermouth and Orangecello, but you can of course use any brand of gin, sweet vermouth and bitter aperitivo. Sour cherries can be challenging to make into jam, as they have very little pectin. While for the most part I make jams without pectin, for this I used a little low-sugar pectin to get a soft set, once a lot of the water had cooked off and the jam had the concentrated cherry flavour I was looking for. That said, you don’t need to use it if you prefer not to. Just be aware that you will end up with fewer jars, as you’ll have to cook off more moisture to thicken the mixture.”

1 kg (6 1/2 cups) pitted sour cherries

575 g (2 3/4 cups + 2 tbsp) sugar

1 package (49 g) no-sugar-needed pectin

15 mL Campari or Dillon’s Orangecello

In a large bowl or container, combine the sour cherries, sugar and lemon juice and let macerate for at least 15 minutes, or up to 1 week, covered, in the refrigerator.

Cargando.

Transfer the mixture to a pot or preserving pan and heat on medium-high, stirring occasionally. When the mixture comes to a boil, ladle out a few cups and carefully purée them (hot liquids can be volatile) in a blender to add body to the jam, since the cherries don’t really break down. Return the blended cherries to the pan and boil hard again, stirring frequently.

When the jam has reduced and thickened and is looking jammy, slowly add the pectin, stirring constantly. Let the jam cook for a few more minutes until the setting point is reached.

Remove from the heat and add all the liquor, stirring to combine. Pour into the prepared jars to within 1/4 to 1/8 inch of the rim. Remove any air bubbles, wipe the rims if necessary, seal and invert for 1 to 2 minutes. Flip right side up and let the jam sit, undisturbed, for 24 hours.

Makes four to five 250 mL (8 oz.) jars.

Excerpted from “Jam Bake” by Camilla Wynne, reproduced by arrangement with Appetite by Random House, a division of Penguin Random House Canada. Copyright © 2021 Camilla Wynne. Photography by Mickaël A. Bandassak. Reservados todos los derechos. When you make a purchase through the link in this article, we may earn a small commission. Our journalism is independent and not influenced by advertising. Aprende más


PARA. pastry chef Camilla Wynne shares her pro tips on preserves — and her popular recipe for cherry negroni jam

For Toronto-based pastry chef Camilla Wynne, creating preserves feels like making an investment in the future. “It’s a great way to connect to your local food, get creative and make something that can stay in your pantry for a long time,” explains Wynne, who previously worked at the Drake Hotel in Toronto. “Then, when you’re in the depths of winter and can hardly remember what a local strawberry is like, you have them on hand.”

Wynne grew up eating her grandmothers’ homemade preserves — orange marmalade would be her desert-island pick — and taught herself how to make her own when she realized store-bought options would never compare. Wanting to learn the science of jam-making, she took a master preserver program stateside, making her one of the only people in Canada with that qualification.

As it turns out, when you become an official jam expert, people keep asking for tips. So Wynne put all her advice in her new book, “Jam Bake: Inspired Recipes for Creating and Baking with Preserves.” Out on June 1, it details recipes for surprising jams (like apricot with cocoa nibs) and desserts to enjoy with them (fudgy brownies, for example).

Ultimately, Wynne wants us to remember that jam isn’t just for morning toast. Here are three other ways to make use of it.

Add gooey layers in between treats. New to incorporating preserves in desserts? There’s no easier move than adding a nice, thick layer of jam in between cookies. Wynne likes sandwiching her cocktail-inspired cherry negroni jam (see sidebar) between shortbreadlike Empire biscuits for a sour punch.

Balance out recipes. Wynne favours fruity jams that tend to be high in acidity. That makes her preserves ideal to use in decadent cakes to offset the sweetness, or as a filling in her angel biscuit doughnuts, a spin on one of her grandmother’s recipes with an easy yeasted dough. “Because they’re deep fried, there’s a richness of fat, so there needs to be [something] that cuts through that,” says Wynne, who uses her strawberry and passion fruit jam to achieve just that.

Swirl into batters. When you put a jam or marmalade directly into the batter of your baked goods, “it provides a lot of sweetness and moisture,” explains Wynne, who says her treats stay fresher longer when she uses this technique. Just be mindful of your other ingredients when trying this: Cut back on sugars and liquids, like milk or cream, so your mixture isn’t overly sweet or wet.

Camilla Wynne’s Cherry Negroni Jam

“When I sold this jam it had a very loyal following. It was the result of a collaboration between Preservation Society and Dillon’s Distillers in Niagara. We used their gin, vermouth and Orangecello, but you can of course use any brand of gin, sweet vermouth and bitter aperitivo. Sour cherries can be challenging to make into jam, as they have very little pectin. While for the most part I make jams without pectin, for this I used a little low-sugar pectin to get a soft set, once a lot of the water had cooked off and the jam had the concentrated cherry flavour I was looking for. That said, you don’t need to use it if you prefer not to. Just be aware that you will end up with fewer jars, as you’ll have to cook off more moisture to thicken the mixture.”

1 kg (6 1/2 cups) pitted sour cherries

575 g (2 3/4 cups + 2 tbsp) sugar

1 package (49 g) no-sugar-needed pectin

15 mL Campari or Dillon’s Orangecello

In a large bowl or container, combine the sour cherries, sugar and lemon juice and let macerate for at least 15 minutes, or up to 1 week, covered, in the refrigerator.

Cargando.

Transfer the mixture to a pot or preserving pan and heat on medium-high, stirring occasionally. When the mixture comes to a boil, ladle out a few cups and carefully purée them (hot liquids can be volatile) in a blender to add body to the jam, since the cherries don’t really break down. Return the blended cherries to the pan and boil hard again, stirring frequently.

When the jam has reduced and thickened and is looking jammy, slowly add the pectin, stirring constantly. Let the jam cook for a few more minutes until the setting point is reached.

Remove from the heat and add all the liquor, stirring to combine. Pour into the prepared jars to within 1/4 to 1/8 inch of the rim. Remove any air bubbles, wipe the rims if necessary, seal and invert for 1 to 2 minutes. Flip right side up and let the jam sit, undisturbed, for 24 hours.

Makes four to five 250 mL (8 oz.) jars.

Excerpted from “Jam Bake” by Camilla Wynne, reproduced by arrangement with Appetite by Random House, a division of Penguin Random House Canada. Copyright © 2021 Camilla Wynne. Photography by Mickaël A. Bandassak. Reservados todos los derechos. When you make a purchase through the link in this article, we may earn a small commission. Our journalism is independent and not influenced by advertising. Aprende más


Ver el vídeo: Food u0026 Wine Table: Leonor Espinosa y Javier Plascencia (Junio 2022).


Comentarios:

  1. Marsh

    El amor tiene muchas caras. El amor a veces sonríe, a veces se ríe, a veces llora, y a veces ella, como un gato salvaje enojado, muecas, silbidos y después de un momento se apresura a tu cara para rascarte los ojos. Teme este tipo de amor.

  2. Lawton

    ¡Esto es lo que estaba esperando! ¡Muchos gracias!

  3. Theon

    Baldezh, vamos

  4. Englebert

    his phrase is brilliant

  5. Zulujin

    Tú permites el error. Entra, hablamos. Escríbeme por MP.

  6. Darrold

    Darse de baja !!!!



Escribe un mensaje